Géneros - Comedia

En moda en Streaming hoy

Origen y características de la comedia

La comedia es un género de ficción cuyo principal objetivo es entretener al público con el humor y ofrecerle un escape hilarante de la mundanidad cotidiana. La comedia es lo contrario de la tragedia, en comparación con la cual siempre ha sido considerada una forma inferior de obra dramática. El humor es su aspecto básico y puede adoptar diversas formas, pero básicamente se divide en humor verbal y no verbal (principalmente movimientos cómicos, gestos y mímica, o trabajo divertido con objetos de utilería). Algunos tipos de humor también pueden tener un tono más serio y pesimista. Salvo algunas excepciones, la comedia se caracteriza por sus finales felices y alegres, en los que las acciones de los protagonistas, tras todas las vicisitudes posibles, llegan a buen puerto. Un fenómeno típico es también la exageración del efecto cómico de todo tipo de situaciones y del discurso, el comportamiento y las acciones de los personajes individuales por medio de la exageración, la ironía, la sátira y la parodia, a través de las cuales se tematizan y a veces se ridiculizan en las comedias todo tipo de fenómenos sociales y características, debilidades y defectos humanos. Además del teatro y el cine, la comedia es un género comúnmente asociado a la literatura, los programas de televisión, las obras de radio y otras formas de entretenimiento mediático o presentaciones públicas.

La comedia se originó junto con la tragedia en la antigua Grecia, y el propio término «comedia», que significa «canto alegre», se refería a la tradición de entonces de espectáculos festivos consistentes en bailes, cantos corales y la representación de escenas humorísticas (o críticas) de la vida. En la antigua Grecia también se creó más tarde el teatro institucionalizado, basado en textos dramáticos de diversos autores (Aristófanes fue uno de los más famosos en cuanto a comedia). El teatro se utilizaba principalmente para el entretenimiento, pero también tenía una función religiosa y política: las funciones solían ir acompañadas de rituales ceremoniales, y la comedia solía estar asociada a la farsa política. El uso de máscaras, disfraces y atrezo era habitual. El teatro de la antigua Roma desarrolló estas tradiciones enriqueciéndolas con nuevas prácticas, como el uso de maquillaje en lugar de máscaras, y el teatro, en general, también pasó por una importante transformación en el periodo medieval. En el Renacimiento se construyeron los primeros teatros cubiertos y se crearon compañías de teatro itinerantes con actores y malabaristas (commedia dell' arte). Las obras de William Shakespeare tuvieron una gran influencia en la forma de la tragedia y la comedia de la época. Después, el teatro se desarrolló también durante el Barroco, el Clasicismo, el Romanticismo, el Realismo y otros movimientos posteriores, y la comedia en particular se desarrolló posteriormente, por ejemplo, con la pantomima, el teatro del absurdo y también con las tradiciones del cabaret, el burlesque, las variedades y el circo.


Diferentes formas del género de la comedia

La comedia ha adoptado muchas formas diferentes a lo largo de los años, debido no sólo a los cambios en la sociedad y al continuo desarrollo del cine, sino también a su combinación con otros géneros. Los aspectos más importantes que distinguen las diferentes formas de comedia entre sí son la naturaleza del humor que contiene, la tipología de los personajes principales y la naturaleza de la trama. Por ejemplo, la comedia clásica o dialogada contienen principalmente humor verbal de naturaleza más sobria, mientras que la comedia grotesca (en inglés, «slapstick»), también llamada el humor físico, se basa puramente en el humor no verbal generado por las acciones físicas de los protagonistas y los gags visuales. La comedia loca o alocada también se basa más en el humor no verbal, pero complementado con un mayor grado de exageración y una trama alocada. La comedia negra se caracteriza por un estilo de humor específicamente oscuro, que trabaja satíricamente con motivos morbosos como la muerte, la enfermedad terminal o el asesinato o suicidio. La comedia amarga también trabaja con temas serios, entrelazando el humor con la tristeza. La comedia de costumbres corresponde básicamente a aspectos de la comedia clásica, pero además su tema principal es un comentario irónico sobre las convenciones sociales y el comportamiento humano. La crítica humorística de las deficiencias de la sociedad o de la política es el tema de la comedia satírica, que, además de la ironía, suele utilizar la caricatura como parte de su sátira. Para variar, el humor de la comedia de situación se deriva de las divertidas reacciones de un grupo de personajes expuestos a situaciones atípicas. La base de una parodia es una imitación de algo o alguien, transformada en una forma diferente, enriquecida con una dimensión humorística - y las parodias cinematográficas suelen burlarse de los clichés tradicionales de otros géneros o de películas específicas.

La combinación de la comedia con otro género se produce cuando la película resultante cumple simultáneamente las características específicas de la comedia y del otro género. Así, reconocemos comedias románticas, comedias de acción, comedias policíacas, comedias de terror, comedias fantásticas, comedias de ciencia ficción, comedias de aventuras, comedias bélicas, comedias musicales, comedias de suspenso, comedias dramáticas (o tragicomedias), comedias del oeste y muchas otras variantes. Un subgénero especial de las comedias románticas son las llamadas comedias «screwball», es decir, comedias locas o alocadas, que se burlan de las historias románticas tradicionales, les añaden elementos absurdos y sustituyen la seducción mutua de los protagonistas por su ingeniosa conversación. Con el género romántico suelen asociarse las comedias sexuales que tematizan la provocación, los deseos y las motivaciones sexuales de los personajes.

La comedia sobre el aprendizaje (coming-of-age comedy) se define por sus protagonistas juveniles, mientras que la comedia sobre adolescentes, que es una continuación de las comedias sexuales, se distingue de éstas por su humor más duro y vulgar y una trama basada en motivaciones sexuales. Según el tipo de protagonistas, podemos distinguir entre comedias familiares, de detectives, de espías, de mafiosos, de lucha o de paletos. Algunas películas de animación o de marionetas también pueden ser comedias. Las comedias navideñas tienen el tema navideño y las deportivas están ambientadas en el mundo de los deportistas. Un subgénero de la comedia de terror no es sólo la comedia de zombis, sino también el llamado «splatter», en el que el elemento cómico está representado por escenas excesivamente sangrientas e cómicamente inventivas de violencia brutal. El término «falso documental» se refiere a los documentales falsos que utilizan formas documentales de apariencia auténtica para retratar acontecimientos ficticios, que en algunos casos también pueden ser comedias.

El regador regado (1895)

El regador regado - François Clerc, Benoît Duval

 

Primeras comedias mudas y comedias grotescas (slapstick)

La película de comedia es el género cinematográfico más antiguo, su origen se remonta al mismo año del nacimiento del propio cine. El regador regado (1895) de Louis Lumière, una película de cincuenta segundos de duración en la que un joven travieso se burla de un jardinero que está regando un macizo, se considera la primera comedia cinematográfica, de la que se hicieron tres remakes diferentes en 1896 y 1897. La mayoría de las primeras comedias cinematográficas fueron rodadas por los franceses, y la primera estrella de la comedia fue el cómico André Deed. Sin embargo, Max Linder llegó a ser mucho más famoso. Este actor, a diferencia de otros actores de comedia, a menudo elegidos por su aspecto gracioso, interpretaba a personajes de hombres elegantes con bigotes cuidados que perseguían a bellas damas. En el apogeo de su fama, rodaba un cortometraje por semana y él mismo escribió y dirigió muchos de ellos (The Surprises of a Flirtation, 1909). Más tarde rodó comedias de mediana duración en Estados Unidos (Peor que una suegra y Siete años de mala suerte, ambas de 1921).

En Estados Unidos, la comedia realmente no llegó a la escena hasta 1912, con las películas del director y productor Mack Sennett (Charlot, árbitro, 1914), que solía contratar a artistas de circo o actores con un aspecto muy característico (gordos, muy altos, bizcos, con sonrisas torcidas, etc.) y utilizaba imágenes aceleradas, persecuciones de acción, acrobacias y todo tipo de gags disparatados, por ejemplo, en A Noise from the Deep (1913) se tiró por primera vez un pastel de nata montada a la cara del protagonista. El género de la comedia reinante era, por supuesto, la comedia grotesca, porque sólo podía basarse en la acción física, no en el sonido y el habla. Los actores de comedia más populares de la época eran Harry Langdon (The Hansom Cabman, de 1924, y El hombre cañón, de 1926), el gordito Roscoe «Fatty» Arbuckle (El botones y The Cook, de 1918, y Fatty en el garaje, de 1920), la actriz Mabel Normand (Raggedy Rose, de 1926) y el bizco Ben Turpin (A Small Town Idol, de 1921). Pero las grandes estrellas de la comedia grotesca fueron, sin lugar a dudas, Charlie Chaplin, Buster Keaton y Harold Lloyd.

Siete años de mala suerte (1921)

Siete años de mala suerte - Max Linder, Harry Mann

 

Charlie Chaplin, Buster Keaton y Harold Lloyd

Charlie Chaplin nació y creció en Inglaterra, pero fue en Estados Unidos donde alcanzó la fama. Se hizo famoso por su talento para la pantomima y su estilizado personaje de vagabundo voluntarioso, provisto de un bastón, un bombín y un bigote a modo de cepillo. Su primer papel fue en el cortometraje Haciendo por la vida (1914), y ese mismo año apareció en docenas de otras comedias grotescas, incluyendo Aventuras de Tillie (1914), que fue el primer largometraje cómico de la historia del cine. El auge de su carrera en los cortometrajes de comedia grotesca fueron sus propias películas Charlot, bombero (1916), Charlot, héroe del patín (1916), Charlot noctámbulo (1916), Detrás de la pantalla (1916), El aventurero (1917) y Charlot en la calle de la paz (1917). En 1919, cofundó una compañía cinematográfica, en la que realizó sus películas cómicas más famosas: El chico (1921), en la que era el tutor de un joven huérfano, El peregrino (1923), en la que interpretó a un preso fugado que se hacía pasar por sacerdote, La quimera del oro (1925), una comedia de temática occidental sobre buscadores de oro en Alaska, la romántica El circo (1928), en la que, como empleado del circo, luchó por el amor de una bella acróbata, la melodramática Luces de la ciudad (1931), en la que intentó ayudar a una joven florista ciega, y la satírica Tiempos modernos (1936), en la que se despedía del cine mudo y criticaba la mecanización civilizadora de la existencia humana. En la comedia El gran dictador (1940) abordó de forma satírica las prácticas fascistas del Tercer Reich, y más tarde combinó el humor con temas serios en la divertida comedia negra Monsieur Verdoux (1947), la amarga Candilejas (1952) y la satírica Un rey en Nueva York (1957).

Buster Keaton se hizo famoso por su técnica de actuación cómica basada en una expresión facial severa y pétrea, que mostraba un estoicismo absoluto, y que contrastaba muchísimo con el frenesí de la acción circundante y, por tanto, realzaba la comicidad de toda la situación (este tipo de actuación llegó a conocerse más tarde como «deadpan»). Keaton apareció por primera vez en el cine junto con Roscoe Arbuckle en el cortometraje Fatty carnicero (1917). Y con ese mismo actor protagonizó otras películas hasta 1920, cuando consiguió su propio estudio, donde trabajó en sus mayores éxitos, en los que se hizo famoso por el personaje llamado Frigo. Las películas que hay que mencionar son Una semana (1920), The Scarecrow (1920), Vecinos (1920), El gran espectáculo (1921), Pamplinas nació el día 13 (1921), El chivo (1921), El herrero (1922) y La mudanza (1922). A continuación, rodó los largometrajes Tres edades (1923), La ley de la hospitalidad (1923), El navegante (1924), El moderno Sherlock Holmes (1924), Siete ocasiones (1925), El maquinista de La General (1926), El héroe del río (1928) y otros. En muchos de ellos, Buster Keaton realizaba acrobacias locas, por ejemplo, su gag con la pared de la casa cayendo, ha pasado a la historia.

Harold Lloyd, que apareció en aproximadamente trescientas películas grotescas, se hizo famoso por sus papeles de hombre torpe con gafas y sombrero de paja en los cortometrajes Ask Father (1919), Haunted Spooks (1920), Get Out and Get Under (1920) y Marino de agua dulce (1921), y más tarde en los largometrajes El mimado de la abuelita (1922), Doctor Jack (1922), El Tenorio tímido (1924), El estudiante novato (1925) y El hermanito (1927). Sin embargo, llegó a ser recordado sobre todo gracias a sus escenas en Look Out Below (1919), Harold, el nuevo doctor (1920) y Never Weaken (1921), en las que hacía equilibrios acrobáticos a gran altura en cornisas de ventanas y andamios. Su película más famosa en este sentido fue la emocionante El hombre mosca (1923), donde intentaba reunir el dinero suficiente para la boda y trepó por una pared hasta el tejado de un edificio alto sin ninguna protección.

Tiempos modernos (1936)

Tiempos modernos - Charlie Chaplin

 

Laurel y Hardy y otros cómicos de la década de 1930

Tras la llegada del cine sonoro, la comedia grotesca clásica estaba en declive. La comedia evolucionó hacia nuevas formas y comenzó a trabajar con nuevos temas y motivos. El humor podía crearse a la vez no sólo a través de gags físicos, sino también a través de diálogos ingeniosos. No obstante, la comedia grotesca visual se mantuvo en boga durante toda la década de 1930, gracias a varios actores que a menudo trabajaban en pareja y en grupos más grandes. Los más famosos eran Stan Laurel y Oliver Hardy, que juntos protagonizaron más de cien cortometrajes y largometrajes. Se caracterizaban por sus trajes y bombines, y su comportamiento se parecía al de un dúo de niños crecidos por su torpeza y sus riñas mutuas. Ambos empezaron en el cine actuando en cortometrajes mudos de bufonada, primero por separado, y juntos por primera vez en A Lucky Dog (1921). Sin embargo, no fue hasta 1927, cuando hicieron un largometraje juntos, The Battle of the Century, convirtiéndose en un dúo cómico para siempre. A éste le siguieron muchos cortometrajes, como Amor dulce amor (1931), Ayuda al prójimo (1932), Haciendo de las suya (1932), Dos entrometidos (1933), Por su mala cabeza (1934) o Ases de la mala pata (1935), así como varios largometrajes, como Laurel y Hardy en el Oeste (1937), Héroes de tachuela (1938), Locos del aire (1939), Estudiantes en Oxford (1940) y Marinos a la fuerza (1940).

A las comedias grotescas les siguieron las películas de los espontáneos y traviesos hermanos Marx, cómicos estadounidenses, que eran cinco, pero sólo cuatro actuaban en películas, y sólo tres de ellos se convirtieron en estrellas populares. Cada uno de ellos utilizaba un tipo de humor diferente y juntos desarrollaron varias tradiciones cómicas. Originalmente aparecían en las comedias musicales en Broadway y en el mundo del cine debutaron con la adaptación de una de ellas, la comedia musical Los cuatro cocos (1929). Juntos hicieron trece películas, las más exitosas de las cuales fueron la comedia sin sentido Pistoleros de agua dulce (1931), la sátira anárquica antibélica Sopa de ganso (1933) y Una noche en la ópera (1935), sobre el sabotaje de una representación teatral. Sin embargo, también cabe destacar El conflicto de los hermanos Marx (1930) y Un día en las carreras (1937). Otro trío popular fueron los miembros del grupo cómico The Three Stooges, que se introdujeron en la escena con la película Sopa para los locos (1930) y más tarde se hicieron famosos por sus escapadas humorísticas basadas en hacer el tonto, gritar y pincharse entre ellos, acompañadas de diversos sonidos y gritos (véase, por ejemplo, Men in Black de 1934 o Three Missing Links de 1938). Otros actores populares de esta época fueron, por ejemplo, W. C. Fields (The Bank Dick, 1940), Joe E. Brown (Payaso del circo, 1934) y la actriz Mae West (No soy ningún ángel, 1933).

Sopa de ganso (1933)

Sopa de ganso - Chico Marx, Zeppo Marx, Groucho Marx, Harpo Marx

 

Comedias románticas locas de las décadas de 1930 y 1940

El término «screwball comedies» o «comedias alocadas» se refiere a un subgénero específico de comedias románticas que se rodaban en Hollywood desde la Gran Depresión. Eran películas dialogadas que se burlaban de las historias románticas tradicionales, les añadían elementos absurdos y sustituían la seducción mutua de los protagonistas por su ingeniosa conversación. La relación entre el hombre y la mujer a menudo se parecía a un duelo verbal en la elocuencia y en las discusiones verbales creativas. Tradicionalmente, los motivos utilizados en las comedias grotescas incluían, además de la charla rápida, el uso de disfraces y papeles falsos, la construcción de situaciones cómicas inverosímiles y el enfrentamiento de dos clases sociales diferentes, normalmente la clase media (masculina) y la clase alta (femenina). El prototipo de estas películas era, por ejemplo la película de Frank Capra Sucedió una noche (1934), ganadora de cinco premios Óscar, en la que Claudette Colbert interpretó a la hija de un millonario y Clark Gable a un periodista pobre, o Al servicio de las damas (1936), de Gregory La Cava, nominada a seis premios Óscar, sobre un hombre de los barrios bajos (William Powell) que encuentra empleo en una excéntrica familia rica y que al final incluso se convierte en uno de sus miembros.

Otras estrellas de comedias románticas alocadas eran Katharine Hepburn, Cary Grant, Spencer Tracy, Irene Dunne, James Stewart y Barbara Stanwyck, y entre los directores que se dedicaron a este subgénero encontraríamos a George Cukor, Howard Hawks, Leo McCarey, Mitchell Leisen, Preston Sturges y George Stevens. Los representantes más famosos de las comedias grotescas son las películas La fiera de mi niña (1938), que enriqueció la trama absurda sobre la búsqueda de un hueso de dinosaurio con la vigilancia aún más absurda de un leopardo domesticado, Historias de Filadelfia (1940), en la que un periodista sensacionalista divorciado luchaba por el corazón de su ex mujer con otros dos pretendientes, Luna nueva (1940), en la que el director de un periódico intentó reconquistar a su ex mujer, una reportera comprometida con otro hombre, y La costilla de Adán (1949), cuyos protagonistas eran un matrimonio de abogados que se convirtieron en adversarios en un juicio. Sin embargo, también cabe destacar, entre otras, La pícara puritana (1937), Una chica afortunada (1937), Vivir para gozar (1938), Vive como quieras (1938), Medianoche (1939), Bola de fuego (1941), Las tres noches de Eva (1941), Matrimonio original (1941), La mujer del año (1942) y El amor llamó dos veces (1943).

Luna nueva (1940)

Luna nueva - Cary Grant, Rosalind Russell

 

Más variaciones de la comedia en la preguerra y la posguerra

Mientras que durante la Gran Depresión las comedias servían sobre todo para olvidar los problemas económicos y sociales, durante la década de 1940 se les unieron otros propósitos. El comienzo de la década estuvo marcado por las parodias del nazismo y del Tercer Reich, además de la ya mencionada película El gran dictador de Chaplin, cabe destacar el cortometraje grotesco You Nazty Spy! (1940) de The Three Stooges o la animada El rostro del Führer (1942) de Disney, mientras que los años siguientes reflejaron temas bélicos y militares (véase Ser o no ser, de 1942 o La novia era él, de 1949). Ya a partir de los años 30 tuvo éxito la serie de películas de comedia policial del «Hombre delgado», protagonizada por William Powell, que combinaba el humor con las tramas policíacas (La cena de los acusados, de 1934, La sombra del hombre delgado, de 1941). Más tarde se hizo popular la serie de siete comedias musicales de viajes protagonizadas por Bing Crosby, Bob Hope y Dorothy Lamour (Ruta de Singapur, de 1940, Ruta de Marruecos, de 1942).

Las comedias de Frank Capra (El secreto de vivir, de 1936, Arsénico por compasión, de 1944), George Cukor (Cena a las 8, 1933) y de Ernst Lubitsch (Ninotchka, de 1939, El bazar de las sorpresas, de 1940) también eran muy populares. También tuvieron éxito algunas comedias musicales (La alegre divorciada, de 1934, y Bailando nace el amor, de 1942), comedias dramáticas (Damas del teatro, de 1937) y comedias satíricas (El gran McGinty, de 1940, era una sátira social, y Los viajes de Sullivan, de 1941, una sátira de Hollywood). También se rodaron comedias fantásticas con elementos sobrenaturales, por ejemplo, Una pareja invisible (1937) sobre un banquero recibió una valiosa lección de vida de un grupo de fantasmas, El difunto protesta (1941) que trabajaba con el tema de la reencarnación, en El diablo dijo no (1943), el protagonista se arrepentía como pecador a las puertas del infierno, y la comedia romántica Venus era mujer (1948) contaba la historia de un hombre enamorado de una estatua revivida de la diosa de la belleza. Además, las películas animadas con Micky, Donald y Goofy de Walt Disney y Bugs, Daffy y Porky de Warner Bros. también eran comedias grotescas.

Ser o no ser (1942)

Ser o no ser - Charles Halton, Carole Lombard, George Lynn, Jack Benny

 

La década de 1950, las comedias sexuales y la llegada de la televisión

El estilo de Laurel y Hardy fue retomado en la década de 1940 por el dúo cómico Bud Abbott y Lou Costello (Crimen a medianoche, 1942), que también fueron relativamente populares en la década de 1950, cuando rodaban comedias de terror con Universal (Abbott y Costello contra el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, 1953). Sin embargo, ya en esa época la comedia cinematográfica se enfrentaba a la creciente influencia de la televisión, que era un fuerte competidor de toda la industria cinematográfica, y esto era más evidente en el género de la comedia. Muchos comediantes se trasladaron a la pantalla de televisión, al igual que la comedia grotesca y los sketches cómicos cortos, y muchos espectadores fueron cautivados por la aparición de las sitcoms televisivas, es decir, las comedias de situación en serie. Las nuevas caras de la comedia cinematográfica fueron Dean Martin y Jerry Lewis (Artistas y modelos, 1955) y la actriz Judy Holliday (Nacida ayer, 1950), pero la mayoría de sus películas no tuvieron éxito. La calidad de las comedias en general bajó y su número también se redujo considerablemente. La única excepción eran las llamadas comedias sexuales, que, a diferencia de las producciones televisivas (a menudo familiares), se dirigían exclusivamente a un público adulto. La fundación de la revista Playboy en la primera mitad de los años 50, la publicación de extensos libros del sexólogo Alfred Kinsey y el estreno de la controvertida comedia de costumbres de Otto Preminger La luna es azul (1953), sobre una joven actriz que se pasó una noche discutiendo los problemas sociales de la época con sus dos pretendientes, contribuyeron a su aparición.

Las comedias sexuales tematizaban la provocación, los deseos y las motivaciones sexuales de los personajes. Sus tramas solían girar en torno a mujeres seductoras que estaban pensando en el matrimonio y a mujeriegos con segundas intenciones que intentaban ganarse su confianza, a veces mediante el engaño y el fingimiento. Las películas más exitosas fueron las comedias románticas de Billy Wilder protagonizadas por Marilyn Monroe, La tentación vive arriba (1955), en la que un hombre casado pasaba las tardes solitarias con una vecina ingenua e irresistible, y Con faldas y a lo loco (1959), nominadas a seis premios Óscar, sobre dos músicos que se disfrazaron de mujeres y se refugiaron en una orquesta de chicas para escapar de los gánsteres. Además, Marilyn Monroe protagonizó las comedias Los caballeros las prefieren rubias (1953) y Cómo casarse con un millonario (1953) y se convirtió en la estrella de comedia sexual más famosa, seguida de Doris Day, cuya película de comedia más exitosa fue Confidencias de medianoche (1959), nominada a cinco Óscars, en la que se empezó a interesar por ella el hombre (Rock Hudson) con el que casualmente compartía línea telefónica.

La tentación vive arriba (1955)

La tentación vive arriba - Marilyn Monroe, Tom Ewell

 

Comedias británicas de las décadas de 1950 y 1960

En Inglaterra, las adaptaciones cinematográficas de farsas teatrales ya eran populares en la década de 1930, mientras que las comedias de éxito internacional que destacaban por su humor seco y sus juegos de palabras británicos empezaron a surgir en la posguerra, a finales de la década de 1940, en el estudio Ealing de Londres, que siguió haciendo comedias en la década de 1950. Además, las más famosas estaban protagonizadas por el actor Alec Guinness: Ocho sentencias de muerte (1949) que contaba cínicamente la historia de un asesino encarcelado y su búsqueda de un codiciado título nobiliario, Oro en barras (1951) que era sobre un contrabando chapuceado de oro robado, la comedia de ciencia ficción El hombre vestido de blanco (1951), sobre la historia de un inventor y su descubrimiento de una sustancia indestructible, y la comedia policíaca El quinteto de la muerte (1955), sobre una banda de ladrones que estaban preparando un desafiante atraco en el piso alquilado de una anciana casera, ante la que se hacían pasar por un cuarteto de cuerda. Sin embargo, Whisky a gogó (1949), Pasaporte para Pimlico (1949) y Los apuros de un pequeño tren (1953) también tuvieron éxito. De las comedias de otros estudios pasaron a la historia El millonario (1954), rodada en coproducción con Estados Unidos, la comedia policíaca La Liga de los caballeros (1960), y la serie de comedias médicas iniciadas con Un médico en la familia (1954).

En los años 60, gran parte de la producción de comedia británica se trasladó a la televisión, aunque hubo muchas excepciones memorables. Con cuatro Óscars (incluido el de mejor película) fue galardonada la comedia romántica de vestuario Tom Jones (1963). Las comedias musicales protagonizadas por miembros de los Beatles también fueron muy aclamadas, especialmente ¡Qué noche la de aquel día! (1964), cuyas escenas cortadas fueron el prototipo del vídeo musical Help! (1965), y la película animada El submarino amarillo (1968). Las películas Enfermero a la fuerza (1963), Aquellos chalados en sus locos cacharros (1965), Mi amigo el diablo (1967) y la comedia de acción con Michael Caine Un trabajo en Italia (1969) también se ganaron su lugar bajo el sol. Sin embargo, el mayor fenómeno fue la serie de comedias de detectives protagonizadas por Peter Sellers como el inspector de policía Jacques Clouseau. Sellers, que ya había protagonizado las películas satíricas Un golpe de gracia (1959) y I Like Money (1961), interpretó el personaje de un investigador confundido que se hizo famoso por sus disfraces y acentos, primero en La pantera rosa (1963) y El nuevo caso del inspector Clouseau (1964), que fueron rodadas en Estados Unidos. Sin embargo, en la siguiente película, El rey del peligro (1968), una película puramente británica, fue sustituido por Alan Arkin en el papel principal, y el resultado fue un fracaso. La resurrección de la franquicia y el regreso de Peter Sellers no se produjo hasta la década de 1970 con El regreso de la pantera rosa (1975), La pantera rosa ataca de nuevo (1976) y La venganza de la pantera rosa (1978).

El quinteto de la muerte (1955)

El quinteto de la muerte - Danny Green, Alec Guinness, Cecil Parker, Herbert Lom, Peter Sellers

 

Comedias italianas y francesas en las décadas de 1950 y 1960

Las comedias de éxito, denominadas «Commedia all'italiana», se rodaron en Italia sobre todo en el período desde finales de los años 50 hasta mediados de los 70. Solían ser comedias de costumbres o comedias de relaciones con humor farsesco, centradas en cuestiones sociales sensibles y en los temas sociales, religiosos y económicos del neorrealismo italiano. Los creadores más frecuentes de estas películas fueron los directores Mario Monicelli, Dino Risi, Pietro Germi, Ettore Scola o Vittorio De Sica y muchos otros. Se considera que el primer representante de esta oleada es la comedia policíaca Rufufú (1958), que trata de un grupo de ladrones que intentan un gran robo organizado. Otro ejemplo notable fue Divorcio a la italiana (1961), cuya historia satírica de un barón que intenta deshacerse de su mujer por una pretendiente más guapa (en una época en la que el divorcio era ilegal en Italia y una mancha de honor mayor que el asesinato por infidelidad) se ganó el Oscar al guión. Las nominaciones al premio Óscar a la mejor película de habla no inglesa incluyeron la comedia bélica La gran guerra (1959), la comedia romántica Matrimonio a la italiana (1964), La ragazza con la pistola (1968), Perfume de mujer (1974) y la película compuesta de relatos ¡Que viva Italia! (1978), mientras que las tres historias que contiene la comedia romántica Ayer, hoy y mañana (1963) llegaron a ganarlo. Otras películas que hay que mencionar son Todos a casa (1960) y La escapada (1962), las comedias policíacas El poder de la mafia (1962) y Camarada (1963), la de aventura La armada Brancaleone (1966), y las posteriores Apasionada (1974) y Un burgués pequeño, muy pequeño (1977).

En Francia, la comedia siempre ha sido el género cinematográfico más popular, y su forma, basada principalmente en la sátira y el humor verbal, estuvo muy influenciada por la Segunda Guerra Mundial y la posterior transformación de Europa en la posguerra. Las películas del director Jacques Tati fueron muy populares, especialmente Las vacaciones del señor Hulot (1953), protagonizada por él mismo y que presenta un panóptico de personajes humanos sobre el ejemplo de veraneantes de varios países europeos. Al personaje del torpe y bondadoso señor Hulot también regresó en la película ganadora de un Óscar, Mi tío (1958), en la que echó un vistazo escéptico al estilo de vida urbano y al proceso de automatización, y en Play Time (1967), en la que criticaba satíricamente el modernismo. Un importante actor cómico francés de los años 50 fue Fernandel, que, tras aparecer en la comedia policíaca El albergue rojo (1951), se hizo famoso por su papel protagonista de párroco que lucha contra los comunistas en Don Camilo (1952), que recibió cuatro secuelas a lo largo de los años. En los años 60, en el subgénero de la comedia romántica entraron los directores de la Nueva Ola francesa Jean-Luc Godard (Una mujer es una mujer, 1961) y François Truffaut (Besos robados, 1968).

Mi tío (1958)

Mi tío - Jacques Tati

 

Louis de Funès y Jean-Paul Belmondo

Ya en los años 50, el actor francés Louis de Funès fue ganando en popularidad gracias a las comedias To Hell with the Virtue (1953) y La travesía de París (1956), cuyo primer papel protagonista fue en la comedia Like a Hair in the Soup (1957), en la que interpretó a un compositor cuya carrera se vio inesperadamente impulsada por un intento fallido de suicidio. Funès apareció entonces en las comedias Visto y no visto (1958), La bella americana (1961) y El pollo de mi mujer (1963), entre otras, pero fue la serie de seis partes sobre el colérico agente de la ley de la Costa Azul, que comenzó con El gendarme de Saint-Tropez (1964), que lo convirtió en una leyenda. Su colega solía ser el actor Bourvil, que también apareció en las comedias Garu, Garu (1951) y Todo el oro del mundo (1961), y él y Funès formaron un dúo inolvidable en la hilaridad bélica La gran juerga (1966), en la que ambos se convirtieron en guías involuntarios de los aviadores británicos derribados por los alemanes sobre París. En la serie de la Gendarmería, el compañero habitual de Funès fue Michel Galabru (La guerra de los botones, 1962) y en la trilogía de Fantomas (1964), Fantomas vuelve (1965) y Fantomas contra Scotland Yard (1967) le acompañó Jean Marais (Agente secreto, 1963). Otros éxitos cómicos de Funès en la década de 1960 fueron El gran golpe (1964), El gran restaurante (1966), Sálvese quien pueda (1967), Las grandes vacaciones (1967), Una maleta, dos maletas, tres maletas (1967) y El tatuado (1968), y en la de 1970 llegaron El hombre orquesta (1970), Delirios de grandeza (1971), Las locas aventuras de Rabbi Jacob (1973), Muslo o pechuga (1976) y Votad al señor alcalde (1978), entre otras.

Jean-Paul Belmondo, por su parte, se hizo famoso por sus comedias y películas policíacas y de acción, en las que interpretaba papeles de encantadores ladrones, aventureros, policías y agentes secretos. El comienzo de su carrera estuvo influenciado por la Nueva Ola Francesa (véase la comedia policíaca Pierrot el loco, 1965), cuando la era de los héroes perfectos en las películas clásicas estaba llegando a su fin y Belmondo impresionó con su aspecto desenfadado y su interpretación casualmente carismática. Posteriormente, las películas de aventuras y comedias como El hombre de Río (1964) y Las tribulaciones de un Chino en China (1965) le convirtieron en una estrella comercialmente solicitada. Luego protagonizó las comedias Simpático sinvergüenza (1966), El cerebro (1969), Gracias y desgracias de un casado del año II (1971) y Cómo destruir al más famoso agente secreto del mundo (1973), en las que se hizo famoso por su doble papel de escritor y su alter-ego de ficción como superagente de élite. Su siguiente papel doble llegó con la comedia de acción El animal (1977), en la que desempeñó el papel de un actor afeminado y su doble de acción, realizando él mismo todas sus acrobacias. Además, Belmondo apareció en las comedias El incorregible (1975) y Simpático y caradura (1984), las comedias bélicas As de ases (1982) y Rufianes y tramposos (1984), y las comedias policíacas Yo impongo mi ley a sangre y fuego (1979) y Asalto al banco de Montreal (1985).

La gran juerga (1966)

La gran juerga - Bourvil, Louis de Funès

 

Comedias americanas de la década de 1960

La película ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (1964), de Stanley Kubrick, nominada a cuatro premios Óscar, optó por el camino de la sátira bélica, utilizando el humor negro para burlarse de la Guerra Fría y la amenaza de una guerra nuclear, y en la que Peter Sellers (que acaba de disfrutar del gran éxito de La Pantera Rosa) interpretó a tres personajes diferentes. La comedia musical My Fair Lady (1964), de George Cukor, sobre una deslenguada florista interpretada por Audrey Hepburn, que fue entrenada en etiqueta como parte de una apuesta, ganó ocho Óscars. Audrey Hepburn también protagonizó las comedias románticas Desayuno con diamantes, de Blake Edwards (1961), y Encuentro en París, de Richard Quine (1964), así como la comedia policíaca Cómo robar un millón y..., de William Wyler (1966).

La actriz Doris Day se puso en la piel de la perfecta ama de casa en varias comedias, como Su pequeña aventura (1963) y Apártate, cariño (1963). Al fenómeno de las comedias sexuales de los años 50 le siguieron El multimillonario (1960) y la ganadora de cinco Óscars El apartamento (1960), de Billy Wilder, protagonizada por Jack Lemmon y Shirley MacLaine, sobre un oficinista que prestaba su piso a sus colegas para las citas con sus amantes. Sin embargo, a partir de la segunda mitad de los años sesenta, la revolución sexual en curso en Estados Unidos introdujo nuevas tendencias y las comedias románticas, en las que las mujeres eran meras presas, pronto pasaron de moda. La desaparición del código de producción y el advenimiento de la llamada era del Nuevo Hollywood en la segunda mitad de la década de 1960 también influyeron de manera fundamental en la forma del cine. En el género de la comedia condujo a la película El graduado (1967), de Mike Nichols, que fue nominada a siete premios de la Academia y contaba la historia de un estudiante universitario (Dustin Hoffman) que inició una relación amorosa secreta con una mujer mayor y casada (Anne Bancroft), pero luego se enamora de su hija (Katharine Ross).

Dos de las diez nominaciones a los Óscar fueron para la comedia conversacional Adivina quién viene esta noche (1967), de Stanley Kramer, en la que un matrimonio blanco tuvo que enfrentarse al novio negro de su hija, y las comedias El mundo está loco, loco, loco, loco (1963) y La carrera del siglo (1965) también fueron nominadas a varias estatuillas doradas. Otras producciones cómicas estadounidenses de la década de 1960 son la comedia de Billy Wilder Un, dos, tres (1961), la comedia policíaca La cuadrilla de los once (1960), los musicales cómicos Ella y sus maridos (1964), Mary Poppins (1964) y Hello, Dolly! (1969), las comedias románticas Cuando llegue septiembre (1961), Descalzos por el parque (1967) y Flor de cactus (1969), la comedia de ciencia ficción El profesor chiflado (1963), la comedia de terror La pequeña tienda de los horrores (1960) y la coproducción italiana La mujer indomable (1967).

Desayuno con diamantes (1961)

Desayuno con diamantes - George Peppard, Audrey Hepburn

 

Woody Allen, Mel Brooks y los años 70 americanos

El nuevo Hollywood llegó con nuevos temas, asuntos y técnicas cinematográficas, y también con muchos cambios: las fórmulas tradicionales de género se rompieron y las películas se volvieron más abiertas. Un nuevo enfoque de la comedia romántica lo ofrecieron la comedia negra Corazón verde (1971), cuyo empobrecido protagonista decidió casarse con una rica heredera por su fortuna y planeó matarla en el momento oportuno, o Harold y Maude (1971), sobre la amistad de un joven veinteañero obsesionado con la muerte con una enérgica mujer de ochenta años. Un inusual héroe romántico en forma de un neurótico crítico de cine y que llevaba gafas, interpretado por Woody Allen, fue introducido por Sueños de un seductor (1972), cuyos diálogos giraban principalmente en torno a las relaciones y peripecias sexuales, y que fue realizada como un homenaje desmitificador a Casablanca. Además, Woody Allen fue un guionista y director que creó su propio subgénero de comedia distintivo, fundamentalmente influenciado por sus protagonistas intelectuales neuróticos, que el mismo Allen solía interpretar.

Woody Allen empezó como comediante en solitario, dedicándose a las relaciones con las mujeres, la muerte y el psicoanálisis, y estos temas impregnaron sus películas. Sus primeros trabajos incluyen la comedia policíaca Toma el dinero y corre (1969), la sátira política Bananas (1971), la comedia picante inspirada en la revolución sexual Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el sexo* pero nunca se atrevió a preguntar (1972), la comedia de ciencia ficción El dormilón (1973) y La última noche de Boris Grushenk (1975), un homenaje cómico a la literatura rusa del siglo XIX. El gran avance de Woody Allen fue la comedia romántica Annie Hall (1977), ganadora de cuatro premios Óscar, en la que él y Diane Keaton interpretaron a una pareja pasando por el proceso de cortejo y al mismo tiempo debatiendo sobre lo absurdo de las relaciones y la imposibilidad del amor verdadero. La película influyó en las tendencias de la moda, introdujo al público por primera vez en la historia la llamada ruptura de la cuarta pared (comunicación del personaje de la película directamente con el espectador) y convirtió a Woody Allen en el rey del cine independiente neoyorquino. Allen realizó entonces un homenaje cómico a Nueva York llamado Manhattan (1979) y siguió consolidando su posición cinematográfica durante las siguientes décadas.

Otra personaje muy importante fue Mel Brooks, que empezó como guionista de televisión y teatro, debutando en el mundo del cine con Los productores (1967), una comedia que trataba de los bastidores de la industria teatral. Brooks ganó un premio de la Academia por el guión de la historia de un par de astutos héroes (Zero Mostel y Gene Wilder) que deciden cobrar el dinero de una compañía de seguros por un fracaso teatral y accidentalmente crean un éxito de audiencia sorpresa, y luego se realizó como creador de chifladas parodias de películas. Su película Sillas de montar calientes (1974) era una parodia de los wésterns, El jovencito Frankenstein (1974) se burlaba de las películas de terror del estudio Universal, y Máxima ansiedad (1977) apuntaba a las películas de Alfred Hitchcock. En La última locura (1976), intentó hacer una película grotesca muda con un elenco de estrellas que se interpretaban a sí mismas en la película.

Otra figura destacada fue el guionista Neil Simon, que escribió, entre otras, las comedias Los encantos de la gran ciudad (1970), Eso del matrimonio (1971), El rompecorazones (1972), La chica del adiós (1977) y Un cadáver a los postres (1976), que jugaba con los clichés de las novelas policíacas. La película de Peter Bogdanovich ¿Qué me pasa, doctor? (1972) volvió a inspirarse en las alocadas comedias románticas de los años 30 y 40. Las sátiras antibélicas fueron Trampa 22 (1970), de Mike Nichols, y M*A*S*H (1970), de Robert Altman, nominada a cinco premios Óscar, ambientada en la Guerra de Corea. Con siete premios de la Academia fue galardonada la comedia policíaca de George Roy Hill El golpe (1973), sobre un par de estafadores que atrajeron a un temido gánster a una trampa de carrera. La película El próximo año, a la misma hora (1978), de Robert Mulligan, fue nominada a cuatro premios Óscars,y el director Billy Wilder también continuó rodando comedias, véanse sus comedias románticas ¿Qué ocurrió entre mi padre y tu madre? (1972) y Primera plana (1974).

Annie Hall (1977)

Annie Hall - Woody Allen, Diane Keaton

 

Monty Python y la comedia británica de las décadas de 1970 y 1980

A principios de la década de 1970, se realizaron en el Reino Unido varias comedias cinematográficas basadas en series de televisión de éxito del mismo nombre (por ejemplo, Dad's Army, 1971), y el grupo de comedia Monty Python, fundado en 1969, también procedía de la televisión. Sus miembros eran los cómicos John Cleese, Graham Chapman, Eric Idle, Michael Palin, Terry Gilliam y Terry Jones. Se hicieron famosos por una serie de sketches llamados El circo volador de Monty Pythons, en los que cada uno de ellos solía interpretar a más de un personaje, y que estaban llenos de humor británico seco, gags dadaístas y chistes verbales. Su primera película Se armó la gorda (1971), era en esencia una mezcla de lo mejor de las dos primeras series y estaba destinada al mercado estadounidense, donde la serie no se emitía en ese momento. A su éxito le siguieron las comedias cinematográficas Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (1975), una alocada parodia de las leyendas artúricas, la controvertida La vida de Brian (1979), que se burlaba de la iglesia, la historia de Jesucristo y el fanatismo religioso, y El sentido de la vida (1983), un cuento musical sobre las distintas etapas de la existencia humana.

Además, muchos miembros de los Monty Python aparecieron en otras comedias, como la parodia de piratas Los desmadrados piratas de Barba Amarilla (1983) y la comedia policíaca coproducida por Estados Unidos Un pez llamado Wanda (1988), que contaba la historia de cuatro ladrones que se disputaban un botín. Entre las comedias británicas de la década de 1980, cabe destacar la comedia conversacional Withnail y yo (1987), de Bruce Robinson, y Shirley Valentine (1989), de Lewis Gilbert, cuyo personaje principal, interpretado por Pauline Collins, decide resolver su propia crisis de la mediana edad yéndose a Grecia. Y también la comedia loca Siempre puntual (1986) y la comedia policíaca Sin pistas (1988), que se burlaba de las historias de Sherlock Holmes.

La vida de Brian (1979)

La vida de Brian - Graham Chapman

 

Las nuevas caras de la comedia francesa en las décadas de 1970 y 1980

Además de los actores de comedia consagrados de las décadas anteriores (Funès, Belmondo, Galabru...), los recién llegados como Gérard Depardieu, Pierre Richard, Daniel Prévost y los actores asociados a la compañía de teatro Le Splendid, como Christian Clavier, Michel Blanc, Gérard Jugnot y Thierry Lhermitte, también empezaban a dejar su huella en las comedias francesas de los años 70. La banda Les Charlots era originalmente popular sólo como un grupo musical, pero sus miembros se hicieron notar en el cine con las comedias locas Reclutas a lo loco (1971), Loquilandia Olímpica (1972), The Big Store (1973), Sadsacks Go to War (1974) y muchas más. Los nuevos directores de comedia más destacados de este periodo fueron Claude Zidi, Francis Veber, Bertrand Blier y Jean-Marie Poiré, quien dirigió, entre otras, las películas 'Papy' en la resistencia (1983) y Twist Again in Moscow (1986) y la comedia navideña políticamente incorrecta Santa Claus Is a Stinker (1982).

Gérard Depardieu se inició en el cine con las comedias The Annuity (1972) y The Down-in-the-Hole Gang (1974), y luego interpretó uno de los papeles principales de Los rompepelotas (1974), una controvertida historia de un par de gamberros cínicos que vagan por Francia. A partir de entonces, su carrera siguió más bien la senda de un actor de carácter premiado en dramas serios, aunque apareció en comedias como ¿Quiere ser el amante de mi mujer? (1978) y Traje de etiqueta (1986) y la comedia policial empapada de humor negro Buffet Froid (1979). En la década de los ochenta también apareció con Pierre Richard en La cabra (1981), Los compadres (1983) y Dos fugitivos (1986). El actor Pierre Richard, por el contrario, se centró en las comedias y destacó en ellas interpretando a personajes despistados, bobos y tímidos. Se abrió el paso con su debut como director, El distraído (1970), en el que protagonizaba varios escándalos como empleado de una agencia de publicidad. Posteriormente rodó las comedias Las desgracias de Alfredo (1972) y El supertímido (1978), y también protagonizó El gran rubio con un zapato negro (1972), La mostaza se me sube a la nariz (1974), Las carreras de un banquero (1975), The Toy (1976), El golpe del paraguas (1980) y Door on the Left as You Leave the Elevator (1988), entre otras.

En lo que se refiera al grupo en torno a la compañía teatral Le Splendid, además de las películas ya mencionadas, las comedias Atraco sorprendente (1982) y Les Rois du gag (1985), así como la trilogía iniciada con Los bronceados (1978), también fueron muy bien recibidas. Más éxito tuvieron las comedias policíacas Los locos defensores de la ley (1984) y My New Partner at the Races (1990), protagonizadas por Philippe Noiret y Thierry Lhermitte. Además, de las comedias francesas no se puede dejar de mencionar la trilogía bélica Pero... ¿dónde está la séptima compañía? (1973), Hemos encontrado a la 7ª compañía (1975) y The Seventh Company Outdoors (1977), o las películas Big Deal (1973), Maxim's Porter (1976), Jupiter's Thigh (1980), Banzai (1983) o Vicios pequeños (1978), que se convirtió en un éxito en Estados Unidos y fue incluso nominada a tres premios de la Academia.

Le Grand Bazar (1973)

Le Grand Bazar - Gérard Filippelli, Jean Sarrus, Jean-Guy Fechner, Gérard Rinaldi

 

Otras comedias europeas de las décadas de 1970 y 1980

En Italia, las películas protagonizadas por Terence Hill (las comedias del Oeste ...Y después le llamaron el magnífico, de 1972, y Mi nombre es ninguno, de 1973) y Bud Spencer (El súper 'poli', de 1973, y Zapatones, de 1980) se convirtieron en éxitos de la comedia, así como las películas en las que ambos aparecían simultáneamente (en particular, Le llamaban Trinidad, de 1970, Le seguían llamando Trinidad, de 1972, Y si no, nos enfadamos, de 1974, y Par-impar, de 1978). Variaciones de sus comedias fueron The Diamond Peddlers (1975) y Simón y Mateo (1975). Paolo Villaggio también se convirtió en un popular actor de comedia, haciéndose famoso por sus papeles protagonistas como el eterno desdichado en Desventuras de un funcionario (1975), Nacido gafe (1976) y Lo que el tonto se llevó (1980) y sus secuelas. Otras comedias notables rodadas más tarde fueron Bonnie y Clyde a la italiana (1982) y The Country Boy (1984), y de las más artísticas hay que mencionar la controvertida La gran comilona (1973) y algunas de las películas cómicas de Federico Fellini, como Amarcord (1973) y La ciudad de las mujeres (1980).

En Checoslovaquia, la invasión de las tropas soviéticas en 1968 puso fin a un prolífico periodo de la Nueva Ola, del que destacaron las comedias del director Miloš Forman como Pedro, el negro (1963) y El baile de los bomberos (1967). Posteriormente, empezaron a rodarse las llamadas «comedias de normalización», películas apolíticas de evasión que, sin embargo, se realizaban de acuerdo con la ideología del partido gobernante y, por tanto, legitimaban la visión del mundo presentada como la norma (véase, por ejemplo, We’ll Kick Up a Fuss Tomorrow, Darling…, de 1976). Sin embargo, también fueron muy populares las comedias socialmente satíricas, como las realizadas por los directores Jiří Menzel (Secluded, Near Woods, 1976) y Ladislav Smoljak (Ball Lightning, 1978), y las comedias que contenían diversos elementos paródicos, sobrenaturales y de cuentos de hadas, en las que se especializaron Václav Vorlíček (The Girl on the Broomstick, 1971) y Oldřich Lipský (Nick Carter, aquel loco, loco, detective, 1977). Algunas de las comedias más populares de este periodo son Señor, usted es viuda (1970), Marecek, Pass Me the Pen! (1976), Waiter, Scarper! (1980), I Enjoy the World with You (1982) y Mi dulce pueblecito (1985). En Polonia fue Juliusz Machulski, quien se convirtió en uno de los principales directores de comedia en los primeros años de su carrera con Hit the Bank (1981) y Point of No Return (1984), la comedia de ciencia ficción Sex Mission: Misión en el futuro (1983) y la comedia de fantasía King Size (1987).

El director español Luis Buñuel rodó sus últimas películas cómicas surrealistas en Francia en la década de 1970: la galardonada con un Óscar El discreto encanto de la burguesía (1972) y El fantasma de la libertad (1974). En la década de 1980, el director Pedro Almodóvar empezó a hacerse camino en España, debutando con la comedia Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980), y luego continuando con el éxito de Laberinto de pasiones (1982), Entre tinieblas (1983), ¿Qué he hecho yo para merecer esto!! (1983) y, sobre todo, con Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988), nominadas al Óscar. Aki Kaurismäki comenzó a hacer películas en Finlandia en la década de 1980 y su filmografía incluye varias comedias distintivas, como Calamari Union (1985), Sombras en el paraíso (1986), Hamlet va de negocios (1987) y Leningrad Cowboys Go America (1989). Entre las comedias suecas, destaca sobre todo la alocada parodia sobre la vida de Pablo Picasso titulada Las aventuras de Picasso (1978). En Yugoslavia, pasaron a la historia por su humor peculiar las comedias National Class Category Up to 785 Ccm (1979), Línea no regular (1980), The Elusive Summer of ‘68 (1984), Unseen Wonder (1984) y The Beauty of Vice (1986).

¡Al fuego, bomberos! (1967)

¡Al fuego, bomberos! - Josef Šebánek, František Debelka, Josef Valnoha, Jan Vostrčil

 

El auge de las parodias y otras comedias americanas de la década de 1980

Diez años después del estreno de la película catastrófica Aeropuerto, la parodia Aterriza como puedas (1980) se burló de ella y de sus numerosas secuelas. Esta parodia fue dirigida por Jerry Zucker, David Zucker y Jim Abrahams, quienes luego rodaron la parodia de guerra de espías Top Secret! (1984). Mel Brooks también siguió rodando parodias, su película La loca historia del mundo (1981) se burlaba de las películas históricas épicas, mientras que su La loca historia de las galaxias (1987) tenía en el punto de mira el género de la ciencia ficción y, en particular, la serie Star Wars. La comedia Loca academia de policía (1984), que dio lugar a seis secuelas, se centró en los clichés del cine policíaco, al igual que la trilogía con Leslie Nielsen iniciada con la película de David Zucker Agárralo como puedas (1988). El mistificante documental de Rob Reiner sobre la banda ficticia de metal This Is Spinal Tap (1984) se burló de los documentales musicales y los estereotipos de la música popular.

Los nuevos rostros del cine de comedia eran los cómicos Bill Murray (El club de los chalados, 1980), Steve Martin (Cliente muerto no paga, 1982), Dan Aykroyd (Entre pillos anda el juego, 1983), Chevy Chase (Espías como nosotros, 1985), Rick Moranis (La tienda de los horrores, 1986), Robin Williams (Buenos días, Vietnam, 1987), Tom Hanks (Big, 1988) y Eddie Murphy (El príncipe de Zamunda, 1988). Murphy también se hizo un nombre en el subgénero de las comedias de acción como Límite: 48 horas (1982) o Superdetective en Hollywood (1984), que fue un gran éxito de público y al que siguieron dos secuelas. La comedia Los cazafantasmas (1984), de Ivan Reitman, sobre un cuarteto de investigadores de lo paranormal, y la trilogía cómica de ciencia ficción Regreso al futuro (1985, 1989 y 1990), de Robert Zemeckis, cuyos personajes viajaban repetidamente entre el pasado, el presente y el futuro para intentar corregir sus propios errores, lo que conducía a paradojas existenciales, también tuvieron un gran éxito financiero. Robert Zemeckis también triunfó con la comedia policíaca ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988), en la que combinó con elegancia a actores de carne y hueso con personajes de animación, y el resultado fue galardonado con tres premios de la Academia.

La película Tootsie (1982), de Sydney Pollack, en la que Dustin Hoffman interpretó a un actor ignorado que decidió probar suerte disfrazándose de mujer, fue nominada a nueve premios Óscar. Con cinco estatuillas doradas fue galardonada La fuerza del cariño, de James L. Brooks (1984), que trataba las relaciones de pareja entre madre e hija, tres Óscars ganó la comedia romántica Hechizo de luna (1987), de Norman Jewison, y seis la película Armas de mujer, de Mike Nichols (1988). Paseando a Miss Daisy (1989) fue galardonada con cuatro premios Óscar de sus nueve nominaciones. Woody Allen siguió desarrollando su humor neurótico y autoirónico en las comedias Recuerdos de una estrella (1980), La comedia sexual de una noche de verano (1982), Zelig (1983), Broadway Danny Rose (1984), La rosa púrpura de El Cairo (1985), Hannah y sus hermanas (1986) y Días de radio (1987). Jim Jarmusch se convirtió en el rey del cine independiente con sus películas tragicómicas Extraños en el paraíso (1984) y Bajo el peso de la ley (1986). Las comedias de John Hughes, sobre todo las que eran sobre la adolescencia (16 velas, de 1984, El club de los cinco, de 1985), pero también Todo en un día (1986) y Mejor solo que mal acompañado (1987), también se ganaron un buen número de fans. Además, John Hughes fue el guionista de las comedias ¡Socorro! Llegan las vacaciones (1983) y ¡Socorro! Ya es Navidad (1989), relacionadas con la revista humorística National Lampoon, que se lanzó con éxito con la película de humor Desmadre a la americana (1978).

Se hicieron comedias musicales (Granujas a todo ritmo, 1980), bélicas (Soy o no soy, 1983), de aventuras (Tras el corazón verde, 1984), de terror (Re-Animator, 1985), de acción (Golpe en la pequeña China, 1986), de fantasía (Las brujas de Eastwick, 1987), de ciencia ficción (El chip prodigioso, 1987), de cuentos de hadas (La princesa prometida, 1987) y policiales (Huida a medianoche, 1988). Una categoría especial fueron las comedias familiares, como Historias de Navidad (1983), Mira quién habla (1989) y Cariño, he encogido a los niños (1989). Al desarrollo del subgénero de las comedias románticas contribuyó al final de la década de 1980 el romance de escuela secundaria Un gran amor (1989), de Cameron Crowe, así como la comedia Cuando Harry encontró a Sally... (1989), de Rob Reiner, llena de conversaciones sobre relaciones y el sexo, una historia sobre dos personas desconocidas y opuestas que en el transcurso de varios encuentros fortuitos llegaron a ser amigos íntimos y luego hasta amantes, convirtiéndose ambas comedias en un gran éxito, sentando las bases para el auge de las comedias románticas en la década de 1990. Otras películas destacadas son Arizona Baby (1987), de los hermanos Coen, y Un mar de líos (1987), de Garry Marshall, Al filo de la noticia (1987), de James L. Brooks, Un par de seductores (1988), de Frank Oz, la comedia negra de Danny DeVito La guerra de los Rose (1989), y las sangrientas y divertidas películas splatter de terror El vengador tóxico (1984), Mal gusto (1987), y la trilogía Posesión infernal (1981, 1987 y 1992).

Los cazafantasmas (1984)

Los cazafantasmas - Bill Murray, Harold Ramis, Dan Aykroyd

 

El renacimiento de las comedias románticas en la década de 1990

A principios de la década de 1990 se produjo un resurgimiento de la popularidad de las comedias románticas, pero éstas se libraron por completo de las conversaciones sobre sexo que eran populares en los años 70 y 80, y más bien volvieron a los estereotipos de género más antiguos y probados. Un gran éxito fue Pretty Woman (1990), de Garry Marshall, que convirtió en estrellas a Julia Roberts y Richard Gere en una historia sobre el amor de un empresario millonario y la prostituta contratada por él que de repente se encuentra en mejor compañía. Otras comedias protagonizadas por Julia Roberts también tuvieron éxito, sobre todo La boda de mi mejor amigo (1997), Novia a la fuga (1999) y Notting Hill (1999), cuya forma final también fue determinada por el guionista y posterior director británico Richard Curtis. Este guionista aportó el humor inglés seco y los extravagantes personajes secundarios que ya había implementado como guionista en la comedia británica de Mike Newell Cuatro bodas y un funeral (1994), protagonizada por Hugh Grant y Andie MacDowell.

Meg Ryan, que protagonizó French Kiss (1995) o Adictos al amor (1997), fue una gran competidora de Julia Roberts en las comedias románticas, pero sus éxitos más famosos fueron los que rodó con la directora Nora Ephron, y en los que tuvo como compañero a Tom Hanks: Algo para recordar (1993) y Tienes un e-mail (1998). Otras actrices que aparecían a menudo en las comedias románticas fueron Sandra Bullock (Mientras dormías, 1995), Drew Barrymore (Nunca me han besado, 1999), Jennifer Aniston (Novio de alquiler, 1997), Alicia Silverstone (Buscando a Eva, 1999) y Julia Stiles (10 razones para odiarte, 1999). Las comedias Atrapado en el tiempo (1993), en la que un torpe reportero de televisión se encuentra atrapado en un túnel del tiempo, y Algo pasa con Mary (1998), de los hermanos Farrelly, cuyos protagonistas, interpretados por Cameron Diaz, Ben Stiller y Matt Dillon, pasan por una serie de momentos embarazosos que implican el uso inventivo de fluidos corporales y otras formas de humor vulgar, también causaron sensación.

Pretty Woman (1990)

Pretty Woman - Richard Gere, Julia Roberts

 

Otras películas de comedia de la década de 1990

Uno de los cómicos que más fama alcanzó en los años 90 fue Jim Carrey, que se hizo famoso por sus locas creaciones de actuación y movimiento y su cara de goma. Ya había protagonizado películas en la década de 1980, pero su momento clave llegó en 1994, cuando se estrenaron las exitosas películas Ace Ventura: Un detective diferente, La máscara y Dos tontos muy tontos. Luego protagonizó, entre otras, las comedias Un loco a domicilio (1996) y Mentiroso compulsivo (1997), así como la sátira mucho más seria El show de Truman (Una vida en directo) (1998) y el biopic tragicómico aún más serio Man on the Moon (1999). Eddie Murphy también recibía una atención considerable, apareciendo en comedias como Su distinguida señoría (1992), El profesor chiflado (1996), Dr. Dolittle (1998) y Bowfinger, el pícaro (1999). Robin Williams también iba de película en película, interpretando papeles principalmente en comedias familiares como Sra. Doubtfire, Papá de por vida (1993), Jumanji (1995) y Flubber y el profesor chiflado (1997), y al mismo tiempo recogiendo premios por su actuación en películas más serias. Adam Sandler también empezó a ser famoso, tras protagonizar las comedias Terminagolf (1996), Un chico ideal (1998) y Un papá genial (1999).

El gran éxito de la comedia de los años 90 fue la comedia familiar Solo en casa (1990), cuya historia sobre un niño olvidado que defiende su casa de un par de ladrones se convirtió en un clásico navideño. Otras películas exitosas son la de humor negro La familia Addams (1991), la comedia deportiva sobre el equipo olímpico de trineo jamaicano Elegidos para el triunfo (1993) y la comedia de ciencia ficción Men in Black (Hombres de negro) (1997), sobre agentes secretos que luchan contra las actividades indeseadas de los alienígenas que viven en la Tierra. Los hermanos Coen (Barton Fink, de 1991; El gran salto, de 1994; El gran Lebowski, de 1998) y cineastas independientes como Jim Jarmusch (Noche en la Tierra, de 1991) y Woody Allen (Misterioso asesinato en Manhattan, de 1993; Balas sobre Over Broadway, de 1994; Poderosa Afrodita, de 1995 ) siguieron desarrollando sus filmografías de comedia, mientras que los directores noveles como Tom DiCillo (Vivir rodando, de 1995), Betty Thomas (Partes privadas, de 1997), Todd Solondz (Happiness, de 1998), Wes Anderson (Academia Rushmore, de 1998) y Spike Jonze (Cómo ser John Malkovich, de 1999) los completaban. Kevin Smith se convirtió en un cineasta de culto, lanzándose con Clerks (1994) y Mallrats (1995), abordando luego la temática lésbica en la comedia Persiguiendo a Amy (1997), y finalmente satirizando a la iglesia en la película Dogma (1999).

En Australia (cuyo mayor éxito de comedia fue Cocodrilo Dundee, de 1986), el director Chris Noonan rodó Babe, el cerdito valiente (1995), una comedia familiar con animales parlantes que obtuvo siete nominaciones al Óscar. Al mismo número de premios fue nominada la comedia estadounidense Mejor... imposible (1997), de James L. Brooks, que exploraba la complicada relación entre un cascarrabias colérico y su camarera favorita, interpretados por Jack Nicholson y Helen Hunt. A los premios de la Academia también aspiraban la comedia de costumbres Mi primo Vinny (1992), que inusualmente se desarrollaba en una sala de justicia, la sátira política La cortina de humo (1997), que distraía de los escándalos del presidente con una falsa guerra, y Pleasantville (1998), de Gary Ross, en la que dos hermanos se hicieron adictos a una nostálgica serie de televisión. En el Reino Unido tuvo un éxito considerable la comedia social Full Monty (1997), en la que seis hombres desempleados deciden ganarse la vida actuando en su propio espectáculo de striptease masculino. Otras películas populares fueron las comedias negras británicas de Danny Boyle Tumba abierta (1994) y Trainspotting (1996), la comedia de gánsteres de Guy Ritchie Lock & Stock (1998), la película de los Monty Python Criaturas feroces (1997), la película Bean, lo último en cine catastrófico (1997), protagonizada por Rowan Atkinson, y varias adaptaciones de Shakespeare, como Mucho ruido y pocas nueces (1993), Noche de reyes o lo que vosotros queráis (1996) o la narrada de forma poco convencional Rosencrantz y Guildenstern han muerto (1990).

El actor y guionista Mike Myers alcanzó el éxito con su alocada comedia musical Wayne's World ¡Qué desparrame! (1992), y luego escribió para sí mismo el papel principal en Austin Powers: Misterioso agente internacional (1997), que era una parodia de las películas de Bond. Las parodias también fueron las películas Hot Shots! (1991), Hot Shots 2 (1993), Con el arma a punto (1993) y Héroes fuera de órbita (1999), que se burlaba de la popularidad de Star Trek y del género de ciencia ficción. Mel Brooks siguió dedicándose a parodias cuando rodó Qué asco de vida (1991), en la que se burlaba de las películas de Frank Capra, Las locas, locas aventuras de Robin Hood (1993) y Drácula, un muerto muy contento y feliz (1995). La comedia American Pie (1999) se convirtió en un fenómeno, fusionando las tradiciones de las comedias sobre adolescencia con las de las comedias sexuales y el humor fecal, dando lugar a un subgénero específico de comedias sobre adolescentes del que se nutrieron muchos cineastas de todo el mundo en los años siguientes. Otras películas del final de la década son la comedia familiar Tú a Londres y yo a California (1998), la película de acción Hora punta (1998), la comedia empapada de sustancias estupefacientes Miedo y asco en Las Vegas (1998) y la película de animación South Park: Más grande, más largo y sin cortes (1999) o la comedia de mafiosos con Billy Crystal y Robert De Niro Una terapia peligrosa (1999).

South Park: Más grande, más largo y sin cortes (1999)

South Park: Más grande, más largo y sin cortes -

 

Comedias de Francia y otros países europeos de la década de 1990

En Francia, Gérard Depardieu y Christian Clavier, en particular, han permanecido en el género de la comedia desde las décadas anteriores, ya sea actuando juntos (por ejemplo, en la comedia de acción Ángeles guardianes de 1995 o en la de aventuras Astérix y Obélix contra César de 1999) o por separado. Gérard Depardieu apareció, por ejemplo, en las comedias Mi padre ¡Qué ligue! (1994), Salir del armario (2001) y ¡¡¡Caverrrrnícola!!! (2004), y Christian Clavier protagonizó Aquí todos roban (1993), Lovely Rita (2003), Serial Teachers (2013), Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? (2014), Con los brazos abiertos (2017) e Un verano en Ibiza (2019), entre otras. Jean Reno acompañó a ambos en varias comedias, con Clavier formaron pareja en la serie de comedias de fantasía que comenzó con Los visitantes ¡No nacieron ayer! (1993) y en las películas El archivo corso (2004) y La familia no se escoge (2011), y Depardieu fue su compañero en ¡Que te calles! (2003). Jean Reno también protagonizó las comedias El jaguar (1996), Wasabi: El trato sucio de la mafia (2001) y El chef, la receta de la felicidad (2012).

La serie de comedias de acción iniciada con Taxi Express (1998) también fue popular en Francia, al igual que la comedia absurda Los actores (2000), en la que apareció un gran número de actores franceses famosos. Después del año 2000, otra oleada de actores entró en el juego, sobre todo Omar Sy (Intocable, de 2011; Mañana empieza todo, de 2016), Dany Boon (Mi mejor amigo, de 2006; Bienvenido al Norte, de 2008; Nada que declarar, de 2010), Romain Duris (Los seductores, de 2010 ; Populaire, de 2012) y Philippe Lacheau (Se nos fue de las manos, de 2014; Alibi.com, agencia de engaños, de 2017). Otros grandes éxitos de la comedia francesa fueron las películas Delicatessen (1991), La cena de los idiotas (1998), Amelie (2001), Louise-Michel (2008), El pequeño Nicolás (2009), Realidad (2014), Especiales (2019) y La belle époque (2019). Las comedias belga-francesas con Benoît Poelvoorde, como Tímidos anónimos (2010) o El nuevo nuevo Testamento (2015), también tuvieron éxito internacional.

De las producciones alemanas exitosas hay que mencionar la comedia Llamando a las puertas (1997) y Goodbye Lenin! (2003), la serie de películas ¡Que te den, profe! (desde 2013) y el éxito en festivales Toni Erdmann (2016). En Finlandia, el director Aki Kaurismäki siguió en el género de comedia con sus películas peculiares Contraté a un asesino a sueldo (1990), Nubes pasajeras (1996), Un hombre sin pasado (2002), El Havre (2011) y El otro lado de la esperanza (2017). Emir Kusturica se convirtió en un destacado director serbio, cuya filmografía incluye las comedias Gato negro, gato blanco (1998), La vida es un milagro (2004) y Prométeme (2007), y posteriormente también la película satírica serbocroata Los niños del cura (2013) y la comedia negra Diario de un maquinista (2016). En España salieron muy rentables las dos comedias Ocho apellidos vascos (2014) y Ocho apellidos vascos II (2015), la serie cinematográfica Torrente (desde 1998) y la comedia deportiva Campeones (2018). Entre las comedias polacas, cabe destacar al menos Nothing Funny (1995) y Day of the Wacko (2002), la comedia policial Vinci (2004) y las comedias románticas Letters to Santa (2011) y Planeta solteros (2016). En las Repúblicas Checa y Eslovaca impresionaron sobre todo las comedias Escuela primaria (1991), The Garden (1995), Buttoners (1997), Cosy Dens (1999), Loners (2000), Smart Philip (2003), Sunday League – Pepik Hnatek’s Final Match (2012), Lost in Munich (2015) y Women on the Run (2019). En Rusia se rodaron las comedias de culto Peculiarities of the National Hunt (1995) y Peculiarities of the National Fishing (1998), y se realizaron varias películas en gigantescas coproducciones internacionales europeas, como El abuelo que saltó por la ventana y se largó (2013).

¡Que te calles! (2003)

¡Que te calles! - Gérard Depardieu, Jean Reno

 

Comedias americanas y británicas del nuevo milenio

De las comedias realizadas poco después del año 2000, lograron bastante éxito algunas de las películas de los actores de Hollywood que formaban el grupo conocido como «Frat Pack», al que pertenecían Ben Stiller (Los padres de ella, de 2000), Owen Wilson (Starsky y Hutch, 2004), Vince Vaughn (Cuestión de pelotas, 2004), Jack Black (Escuela de rock, 2003), Will Ferrell (Más extraño que la ficción, 2006), Steve Carell (Pequeña Miss Sunshine, 2006) y Luke Wilson (Idiocracia, 2006). Varios de ellos actuaron juntos, por ejemplo, en Los Tenenbaums. Una familia de genios (2001), Zoolander (2001), Aquellas juergas universitarias (2003), El reportero: La leyenda de Ron Burgundy (2004), De boda en bodas (2005), Noche en el museo (2006), Tropic Thunder: ¡Una guerra muy perra! (2008) y El gran año (2011). Además, Jack Black apareció en Rebobine por favor (2008), Will Ferrell protagonizó la comedia de acción Los otros dos (2010), Ben Stiller triunfó con La vida secreta de Walter Mitty (2013) y Steve Carell interpretó uno de los papeles principales en Crazy, Stupid, Love (2011) o La batalla de los sexos (2017). Owen Wilson era contratado regularmente por el director Wes Anderson para sus comedias Life Aquatic (2004), Viaje a Darjeeling (2007) y El gran hotel Budapest (2014).

Las comediantes como Kristen Wiig (La boda de mi mejor amiga, 2011), Melissa McCarthy (Espías, 2015), Amy Schumer (Y de repente tú, 2015), Kate McKinnon (Cazafantasmas, 2016) y Rebel Wilson (¿No es romántico?, 2019) también recibieron una importante atención. La forma de las comedias americanas fue influenciada por el director y guionista Judd Apatow, que rodó películas tan descarnadas como Virgen a los 40 (2005), Lío embarazoso (2007), Hazme reír (2009) y El rey del barrio (2020), y produjo, por ejemplo, las películas Supersalidos (2007), Paso de ti (2008), Todo sobre mi desmadre (2010) y La gran enfermedad del amor (2017). Sus anteriores trabajos de comedia fueron seguidos por el director Kevin Smith (Jay y Bob el silencioso contraatacan, de 2001, Clerks II, de 2006) y el actor Adam Sandler (El clan de los rompehuesos, de 2005, Sígueme el rollo, de 2011). Otros actores y actrices que iniciaron sus prometedoras carreras en el mundo de la comedia fueron Katherine Heigl (La cruda realidad, 2009), Mila Kunis (Con derecho a goce, 2011), Jonah Hill (Infiltrados en clase, 2012), James Franco (Juerga hasta el fin, 2013) y Seth Rogen (The Interview, 2014). En las comedias también aparecieron las estrellas de acción como Mark Wahlberg (Ted, 2012) y Dwayne Johnson (Jumanji: Bienvenidos a la jungla, 2017).

Las comedias románticas de los primeros años del nuevo milenio estuvieron marcadas por los grandes éxitos británicos El diario de Bridget Jones (2001), de Sharon Maguire, y Love Actually (2003), de Richard Curtis, repleta de estrellas, que acabó convirtiéndose en un clásico romántico navideño. Otras películas destacadas fueron Un niño grande (2002), Embriagado de amor (2002), Mi gran boda griega (2002) y 50 primeras citas (2004). Pero, en los años siguientes, los temas clásicos de las comedias románticas empezaron a agotarse y fueron reemplazadas sobre todo por películas enriquecidas con temas insólitos y elementos poco convencionales. Por ejemplo, algunas comedias románticas se aderezaron con temas sobrenaturales (Ojalá fuera cierto, de 2005, Ruby Sparks, de 2012), viajes en el tiempo (Midnight in Paris, de 2011, Una cuestión de tiempo, de 2013, Palm Springs, de 2020), referencias a la cultura pop y a la estética del cómic (Scott Pilgrim contra el mundo, de 2010), o con la búsqueda de nuevos niveles de vulgaridad y límites sexuales (¿Hacemos una Porno?, de 2008). Las películas de la directora Nancy Meyers Cuando menos te lo esperas (2003) y No es tan fácil (2009) fueron diferentes por sus narraciones sobre las relaciones amorosas de las generaciones mayores.

A principios del milenio, fueron populares las llamadas comedias de fumadores, por ejemplo, Colega, ¿Dónde está mi coche? (2000), How High (Buen rollito) (2001), Dos colgaos muy fumaos (2004) y Superfumados (2008). La serie de películas Scary Movie (desde 2000) aprovechó bien la popularidad de las parodias, y la trilogía de Rowan Atkinson que empezó con Johnny English (2003), que se burlaba de las películas de Bond, también era paródica. Zombies Party (Una noche de muerte) (2004) y Arma fatal (2007), del director británico Edgar Wright, se burlaron de los clichés de varios géneros. Las polémicas películas de Sacha Baron Cohen, Borat (2006), Bruno (2009) y El dictador (2012), se convirtieron en la cumbre de la sátira social y política, mientras que las películas de comedia de superhéroes Kick-Ass (2010) y Deadpool (2016) se convirtieron en un fenómeno. La trilogía de Resacón (2009, 2011 y 2013) también tuvo un gran éxito. Otras películas dignas de mención son las comedias de terror Bienvenidos a Zombieland (2009) y Tucker & Dale contra el mal (2010), Gracias por fumar (2005) de Jason Reitman, Juno (2007) y Up in the Air (2009), estas dos últimas fueron nominadas a los premios Óscar, y varias otras películas de comedia nominadas al Óscar, como Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia) (2014), La gran apuesta (2015), Green Book (2018) y Jojo Rabbit (2019).

Life aquatic con Steve Zissou (2004)

Life aquatic con Steve Zissou - Waris Ahluwalia, Michael Gambon, Anjelica Huston, Noah Taylor, Bud Cort, Bill Murray, Seu Jorge, Cate Blanchett, Willem Dafoe

 

Comedias de situación (sitcoms) y otras series de comedia

El término «sitcom» es la abreviatura de la comedia de situación, que nació en la radio pero que desde entonces se ha convertido en la forma dominante del género de comedia en la televisión. Sus protagonistas son un grupo fijo de varios personajes que se mueven en un número limitado de locaciones y viven situaciones de diversa índole, y el humor proviene, en primer lugar, de sus reacciones ante estas situaciones y, en segundo lugar, de su interacción y conversación entre ellos. Las comedias de situación suelen adoptar la forma de series con episodios no muy largos (normalmente de una media hora), que en algunos casos se rodaban ante un público en directo. Los gags individuales se acompañaban de una banda sonora que captaba las risas del público, pero muchas comedias también utilizaban risas pregrabadas como acompañamiento. Una de las primeras comedias de situación de la historia fue la serie británica Pinwright's Progress, que se emitió en la BBC en 1946-1947. La comedia de situación británica de más éxito de los años 50 fue la serie de temática bélica The Army Game (1957-1961), mientras que en Estados Unidos la serie más vista fue Te quiero, Lucy (1951-1957). En la década de 1960, fueron populares las series de comedia familiar El show de Andy Griffith (1960-1968) y El show de Dick Van Dyke (1961-1966), tituladas por el nombre de los actores protagonistas, y la sátira bélica británica Dad's Army (1968-1977).

En la década de 1970, las series de mayor éxito en Estados Unidos fueron La chica de la tele (1970-1977), One Day at a Time (1975-1984) y varias otras, pero la más memorable fue la legendaria M*A*S*H (1972-1983). También fue muy importante la fundación del show Saturday Night Live en 1975, que se convirtió en uno de los programas de mayor duración en Estados Unidos y de cuyos sketches surgieron muchas futuras estrellas de la comedia en las décadas siguientes. En el Reino Unido, las décadas de 1970 y 1980 fueron la edad de oro de las comedias de situación y series de comedia, El circo volador de Monty Python (1969-1974) se emitía desde 1969, y no hay que olvidar las comedias de situación Hotel Fawlty (1975-1979), The Good Life (1975-1978), Porridge (1974-1977) y la longeva Last of the Summer Wine (1974-2010). En la década de 1980, se les unieron las sátiras políticas Sí, ministro (1980-1984) y Sí, primer ministro (1986-1988), las series de televisión La víbora negra (1983-1989), Los jóvenes (1982-1984), y la comedia de situación de ciencia ficción de culto Enano Rojo (1988-1993), con más episodios aparecidos en 2009, 2012 y luego 2016-2020.

Entre las producciones televisivas cómicas estadounidenses de los años 80, cabe destacar las series Cheers (1982-1993), Matrimonio con hijos (1987-1997) y la comedia de situación familiar de ciencia ficción ALF (1986-1990). En la década de los 90, se convirtieron en un fenómeno las series Mr. Bean (1990-1995), Friends (1994-2004), Sexo en Nueva York (1998-2004), y también de las series de animación Los Simpson (desde 1989) y South Park (desde 1997). Otras series populares fueron Paso a paso (1991-1999), Un chapuzas en casa (1991-1999), Frasier (1993, 2004), La niñera (1993-1999), Seinfeld (1989-1998) y las comedias británicas Padre Ted (1995-1998), Ley y desorden (1995-1996) y Absolutamente fabulosas (1992-2012).

Después del año 2000, las pantallas de televisión fueron ocupadas principalmente por las series de comedia Las chicas Gilmore (2000-2007), The Office (2001-2003), Black Books (2000-2004), Little Britain (2003-2006), Dos hombres y medio (2003-2015), Cómo conocí a vuestra madre (2005-2014), Me llamo Earl (2005-2009), Big Bang (2007-2019), Los informáticos (2006-2010), The Inbetweeners (2008-2010), Modern Family (2009-2020), New Girl (2011-2018), Brooklyn Nine-Nine (desde 2013) y Lo que hacemos en las sombras (desde 2019). También aparecieron muchísimas series de animación de comedia, de las que fueron especialmente interesantes Futurama (1999-2013), Padre de familia (desde 1999), Padre Made in USA (desde 2005), Ugly Americans (2010-2012), Rick y Morty (desde 2013), BoJack Horseman (desde 2014) y (Des)encanto (desde 2018).

Filmmaniak