Géneros - Aventuras

En moda en Streaming hoy

Características de películas de aventuras

El término «película de aventuras» define un género cinematográfico de ficción en el que uno o varios personajes se esfuerzan por cumplir una tarea o misión concreta mientras se someten a una serie de situaciones peligrosas. Estas situaciones suelen surgir de los enfrentamientos con los enemigos o de los escollos de los lugares remotos e inexplorados en los que suele transcurrir la trama. Los protagonistas de las películas de aventuras son a menudo valientes e intrépidos exploradores y descubridores o virtuosos defensores de la justicia, y en la historia del cine han sido en su inmensa mayoría hombres, mientras que las mujeres han estado presentes como personajes secundarios sobre todo por la vertiente romántica, y sólo se han convertido en protagonistas en épocas posteriores. Estos héroes suelen ver recompensados sus esfuerzos con el éxito a pesar de todos los obstáculos y dificultades, demostrando así que el bien siempre triunfa sobre el mal, el altruismo sobre el egoísmo y la protección de los inocentes sobre la violencia y la crueldad.

En muchos aspectos, las películas de aventuras se parecen a las de acción, pero estas últimas están más orientadas a la acción (peleas, tiroteos, persecuciones...), mientras que las de aventuras se centran en la consecución del objetivo marcado por los personajes como tal. Hasta la década de 1960, esta división prácticamente no existía, ya que las escenas de acción habían estado presentes en las películas desde el principio del cine, pero no fue hasta la década de 1970 cuando el cine de acción empezó a tomar forma como género independiente. Además, el género de aventuras se solapa a menudo con otros géneros, típicamente con el fantástico y el de wéstern, pero también con películas históricas, dramas, comedias, thrillers, etc.

Motivos frecuentes de las películas de aventuras son la organización de expediciones a diversos lugares exóticos (selvas, desiertos, montañas...) y su exploración, la búsqueda de valiosos tesoros y artefactos y de lugares míticos (templos antiguos, civilizaciones perdidas, ciudades e islas) y el trabajo con lo desconocido, que es la principal fuente de suspense junto con las secuencias de acción. En otras películas de aventuras, los temas predominantes pueden ser la lucha contra la injusticia, la rebelión y el desafío contra los opresores, la defensa de los inocentes y el rescate de víctimas secuestradas. Una categoría especial la constituyen las películas de piratas, es decir, las películas de aventuras históricas basadas principalmente en personajes piratas y con temas de asalto y saqueo, o las películas que tratan de la lucha por la supervivencia (los llamados thrillers de supervivencia), cuyos protagonistas se encuentran en lugares aislados o inhóspitos, enfrentándose a sentimientos de soledad, intentando ganarse la vida y tratando de volver a la civilización. Muchas películas de aventuras son adaptaciones de obras literarias, sin olvidar que este género cinematográfico evolucionó originalmente a partir de las novelas de aventuras. Otras películas de aventuras se inspiran en hechos históricos reales y sus protagonistas son, por tanto, personas reales que vivían en aquella época histórica. Otra categoría notable es la de las películas de catástrofes, pero éstas se analizan por separado como un género individual.


Películas de aventuras de la época del cine mudo

Diversos temas de aventuras han estado presentes en muchas películas desde la invención del cine. Viaje a la Luna (1902), realizada por Georges Méliès, el director e innovador de efectos especiales francés, puede considerarse una de las primeras películas de aventuras (de más de un minuto de duración), y gracias a su argumento sobre astronautas, su viaje por la superficie de la Luna y su encuentro con extraterrestres, es también la primera película de ciencia ficción/fantasía de la historia. Ese mismo año, Méliès rodó una adaptación de «Gulliver’s Travels» titulada Los viajes de Gulliver entre los liliputienses y los gigantes, a la que siguió la adaptación de Verne 20.000 leguas de viaje submarino (1907), y en 1912 retomó el tema de la exploración en la película A la conquista del polo, todas ellas con fuertes elementos fantásticos. Otras películas europeas tempranas dignas de mención son la francesa El beso de la victoria o La corte de Luis XV (1925) y la italiana Las extraordinarias aventuras de Saturnino Farandola (1913), cuyo protagonista, criado por monos, vivió diversas aventuras bajo el mar, en el aire y a través de los continentes. También se rodaron varias películas de aventuras en Gran Bretaña (The Laughing Cavalier, 1917) o en el Reich alemán (véase, por ejemplo, la película de fantasía en dos partes Los Nibelungos, de Fritz Lang, de 1924). Los protagonistas de la coproducción británico-alemana Ella (1925) estuvieron buscando una ciudad mítica subterránea que aseguraba la inmortalidad.

Bajo la dirección de D. W. Griffith fue rodada en Estados Unidos la primera película de piratas, titulada The Pirate's Gold (1908), y otras por supuesto no tardaron en llegar. Robin Hood (1912) fue la primera película que llevó a la gran pantalla al famoso forajido de Sherwood, que con su banda de forajidos quitaba a los ricos para dar a los pobres, y también hubo adaptaciones de novelas como Ivanhoe (1913), 20.000 Leguas de viaje submarino (1916), The Three Musketeers (1916), Tom Sawyer (1917), El último mohicano (1920), La isla del tesoro (1920) y El mundo perdido (1925), en la que una expedición aventurera seguía el rastro de un territorio con dinosaurios supervivientes. En la película de aventuras y romance Don Juan (1926), el protagonista era el famoso seductor de mujeres. Los motivos de aventuras empezaron a aparecer en las comedias físicas (véase, por ejemplo, El maquinista de La General, 1926), y se hicieron varias películas tempranas con el personaje de Tarzán, el amo de los simios: Tarzan of the Apes (1918), The Revenge of Tarzan (1920) y Tarzán y el león dorado (1927). El gran acontecimiento fue la épica, técnicamente innovadora y muy cara película de aventuras históricas Ben-Hur (1925), que contaba la historia de un príncipe judío combinada con la de Jesucristo.

El maquinista de la General (1926)

El maquinista de la General - Buster Keaton

 

Películas con héroes de capa y espada de las décadas de 1920 y 1930

Desde principios de los años 20, las películas de espadachines y de capa y espada también eran populares en Estados Unidos, y se adoptó para ellas el término colectivo inglés «swashbuckler films». Eran películas de aventuras y acción con combates de esgrima y valientes héroes que rescataban a damiselas en apuros y ajustaban cuentas con sus enemigos en duelos con espadas o espadines. Estas películas se inspiraban a menudo en mitos heroicos populares e historias de piratas o personajes de la literatura clásica, y gracias a la atractiva combinación de acción de aventuras con romance histórico, se convirtieron en un éxito de público. La película que definió este subgénero fue La marca del Zorro (1920), en la que el papel del justiciero enmascarado fue interpretado por el actor Douglas Fairbanks, que posteriormente protagonizó las también notables películas de aventuras Los tres mosqueteros (1921), Robin de los bosques (1922), El ladrón de Bagdad (1924), Don Q, hijo del Zorro (1925), El pirata negro (1926) y La máscara de hierro (1929).

En la década de 1930, cuando el cine sonoro ya era la norma, el sucesor de Fairbanks fue el actor Errol Flynn, que protagonizó El capitán Blood (1935), Robin de los bosques (1938) y El halcón del mar (1940). Y en El signo del Zorro (1940), el papel del Zorro fue interpretado por el actor Tyrone Power. Otros representantes del género de aventuras de capa y espada fueron también El conde de Montecristo (1934), El prisionero de Zenda (1937), La máscara de hierro (1939) y la película británica La pimpinela escarlata (1934). En la época del cine mudo, las películas de aventuras también eran populares como secuelas, que de hecho fueron las precursoras de los series de televisión. Una de las primeras fue la serie de películas en 20 partes The Perils of Pauline (1914), sobre una damisela en apuros que al final de cada episodio se encontraba en una situación de riesgo vital diferente. Más tarde, el número de estas producciones en serie aumentó considerablemente, y muchas de ellas presentaban también a famosos héroes de novelas de aventuras y películas de espadachines, como The Son of Tarzan (1920), The Adventures of Tarzan (1921), The Adventures of Robinson Crusoe (1922), Tarzan the Tiger (1929), Los tres mosqueteros del desierto (1933) y El Zorro vuelve a cabalgar (1937).

El capità Blood (1935)

El capità Blood - Errol Flynn

 

King Kong y otras primeras películas de aventuras sonoras

En 1933 se estrenó King Kong, en la que un grupo de cineastas llega a una misteriosa isla para rodar una película, donde se encuentran con un monstruo gorila gigante y, tras capturarlo con éxito, lo transportan a Nueva York. Más tarde, King Kong se convirtió en una de las películas más famosas de la historia y fue rehecha en varias ocasiones. Las nuevas películas de Tarzán, como Tarzán de los monos (1932), Tarzán y su compañera (1934) y La fuga de Tarzán (1936), también tuvieron mucho éxito. Esta serie de películas continuó prosperando en las décadas de 1940 y 1950, con casi veinte secuelas, la mayoría protagonizadas primero por Johnny Weissmuller y luego por Lex Barker.

La citada película Ella de 1925 fue rehecha en forma de She, la diosa de fuego (1935), en la que se recuperó el motivo de la expedición a la ciudad subterránea. Y, para variar, los protagonistas de Horizontes perdidos (1937), de Frank Capra, se propusieron encontrar el mítico reino de Shangri-La. Las expediciones de aventura también se popularizaron con las películas Las aventuras de Marco Polo (1938) y El explorador perdido (1939). Otras adaptaciones de novelas de aventuras también tuvieron un impacto significativo en la historia del cine, por ejemplo, la película de piratas La isla del tesoro (1934), La llamada de la selva (1935), ambientada en los campos de oro de Alaska, otra versión de The Three Mesquiteers (1936) y Las minas del rey Salomón (1937), sobre la búsqueda de minas de diamantes en Sudáfrica.

La película de aventuras La tragedia de la Bounty (1935), de Frank Lloyd, inspirada en un motín real en un barco de la marina británica contra un capitán sádico, ganó el premio de la Academia de 1936 a la mejor película, después de recibir ocho nominaciones. Al mismo premio aspiraban también Tres lanceros bengalíes (1935), de Henry Hathaway, una historia sobre soldados británicos que luchan contra los rebeldes en la India colonizada, que fue nominada a siete premios Óscar, Capitanes intrépidos (1937), de Victor Fleming, en la que un chico de origen acomodado se encuentra en compañía de varios pescadores, Sólo los ángeles tienen alas (1939), de Howard Hawks, sobre pilotos de reconocimiento, y una nueva versión de El ladrón de Bagdad (1940), una coproducción estadounidense-británica que ganó tres Óscars.

King Kong (1933)

King Kong -

 

Fan-Fan el Tulipán y otras películas de aventuras de las décadas de 1940 y 1950

En los años 40 y 50, las películas de aventuras de Hollywood solían adoptar la forma de wésterns, que en aquella época dominaban el resto de la producción cinematográfica de Estados Unidos. Además, se rodaba un gran número de películas bélicas y policíacas. El wéstern y el cine de aventuras se combinaron con éxito, sobre todo en la película de John Huston El tesoro de Sierra Madre (1948), ganadora de tres premios Óscar, que trataba de la influencia corruptora del oro descubierto sobre un trío de vagabundos y buscadores de oro codiciosos que desconfiaban uno del otro. Poco después, John Huston también rodó la película nominada a cuatro premios de la Academia La reina de África (1951), cuya historia de los personajes principales opuestos, interpretados por Katharine Hepburn y Humphrey Bogart, obligados a sobrevivir juntos en la selva africana, se convirtió en un anticipo de muchos romances de aventuras posteriores. Aún más exitosa en términos de premios fue La vuelta al mundo en 80 días (1956), de Michael Anderson, galardonada con cinco premios Óscar. En cuanto a otras adaptaciones notables de novelas, no se puede olvidar 20.000 leguas de viaje submarino (1954), dirigida por Richard Fleischer, con dos Óscars en su haber y protagonizada por Kirk Douglas, Moby Dick (1956), en la que Gregory Peck interpretó a un obsesionado capitán de barco ballenero, y la ganadora de siete Óscars El puente sobre el río Kwai (1957), dirigida por David Lean y protagonizada por Alec Guinness y William Holden como prisioneros de guerra.

De nuevo revivieron historias literarias clásicas de espadachines como Los tres mosqueteros (1948), El burlador de Castilla (1948), Cyrano de Bergerac (1950), que cuenta la historia de un narigudo espadachín enamorado, y Scaramouche (1952), ambientada en la Gran Revolución Francesa. También se estrenó una nueva versión de Las minas del rey Salomón (1950), que ganó dos Óscars, y de El prisionero de Zenda (1952). Además, aumentó el número de películas de piratas y marineros, como El cisne negro (1942), Piratas del mar Caribe (1942), nominada a tres premios Óscar, El pirata y la dama (1944), El capitán Kidd (1945) y Simbad el marino (1947), el musical El pirata (1948) y La isla del tesoro (1950), basada en la famosa novela, dos películas con heroínas femeninas La mujer pirata (1951) y La isla de los corsarios (1952), la comedia El temible burlón (1952), Los bucaneros (1958) y la animada Peter Pan (1953). Simbad y la princesa (1958), inspirada en la mitología griega, fue coproducida por EE.UU. y Gran Bretaña, y posteriormente seguida por las secuelas El viaje fantástico de Simbad (1973) y Simbad y el ojo del tigre (1977). También cabe mencionar El héroe solitario, de Billy Wilder (1957) y Los vikingos, de Richard Fleischer (1958).

En Francia fueron rodadas en coproducción con Italia las películas Vuelven los mosqueteros (1953) y Las aventuras de Edmundo Dantes (1954). Los grandes éxitos fueron Fanfan, el invencible (1952), en la que Gérard Philipe interpretó el papel de un héroe romántico espontáneo al que se le predice falsamente que se casará con la hija del rey antes de alistarse en el ejército, y El jorobado (1959), en la que Jean Marais, en el papel de un valiente noble, acogió a la pequeña hija de su amigo asesinado. El director Henri-Georges Clouzot triunfó con su thriller de aventuras El salario del miedo (1953), que contaba la historia de unos camioneros que transportaban un peligroso cargamento de nitroglicerina a través de la selva latinoamericana. El director español Luis Buñuel dirigió la aclamada adaptación de la obra Daniel Defoe Robinson Crusoe (1954) en una producción mexicana. En Japón, la década de 1950 fue testigo de una oleada de películas de aventuras de samuráis, cuyo director principal, Akira Kurosawa, se hizo famoso por películas como Los siete samuráis (1954) y, posteriormente, Yojimbo (El mercenario) (1961) y Sanjuro (1962), en las que el actor Toshiro Mifune se convirtió en la estrella.

Simbad y la princesa (1958)

Simbad y la princesa -

 

Películas épicas históricas y otras películas de aventuras de la década de 1960

Ya en 1956, el director Cecil B. DeMille rodó un remake histórico de su propia película anterior, titulado Los diez mandamientos, una historia bíblica de Moisés, interpretada por el actor Charlton Heston, que fue nominada a siete premios de la Academia. Heston luego también protagonizó la película Ben-Hur (1959), de William Wyler, un remake de la película homónima de 1925, que ganó el récord de once premios de la Academia. Con cuatro Óscars, le siguió Espartaco (1960), de Stanley Kubrick, que puso a Kirk Douglas como líder de una revuelta de esclavos en la antigua Roma. Otra epopeya cinematográfica de aventuras fue Lawrence de Arabia (1962), de David Lean, que ganó siete estatuillas doradas, y en la que Peter O'Toole interpretó a un oficial británico que consiguió unir a las tribus árabes contra los turcos durante la Primera Guerra Mundial. El tema histórico de la defensa de la capital sudanesa contra los invasores islámicos fue tratado en la película británica Kartum (1966), y una historia aún más antigua fue tratada en Jasón y los argonautas (1963), que se basaba en mitos antiguos. La gran evasión (1963), dirigida por John Sturges, también puede considerarse una película de aventuras, ambientada en la Segunda Guerra Mundial y basada en la fuga de los soldados aliados prisioneros liderados por Steve McQueen de un campo de prisioneros alemán.

Rebelión a bordo (1962), dirigida por Carol Reed y Lewis Milestone, fue nominada a siete premios de la Academia, protagonizada por Marlon Brando como un oficial que lidera un motín contra un capitán despótico. El vuelo del Fénix (1965), de Robert Aldrich, sobre un grupo de supervivientes tras un accidente de avión en pleno desierto del Sahara, también fue nominado a dos Óscars. La película británica El señor de las moscas, de Peter Brook (1963), tenía una temática similar, porque era sobre la supervivencia de un grupo de niños tras un accidente de avión en una isla desierta. La película de comedia y aventuras Hatari (1962), de Howard Hawks, sobre cazadores que capturan animales salvajes para zoológicos en África, también tuvo un impacto significativo. Los viajes de Gulliver (1960) también fueron populares, al igual que las películas sobre dinosaurios Hace un millón de años (1966) y El valle de Gwangi (1969), en las que trabajó el creador de efectos especiales Ray Harryhausen. Varias películas trataban las leyendas artúricas, como la animada Merlín el encantador (1963), la británica La espada de Lancelot (1963) y la musical Camelot (1967), ganadora de tres premios Óscar. La historia de la película She, la diosa de fuego de 1935 fue revivida en la película británica La diosa de fuego (1965), a la que siguió una secuela titulada La venganza de la diosa de fuego (1968).

Además, un fenómeno de larga duración en Europa fue la coproducción francesa de una serie de películas románticas históricas de aventuras protagonizadas por Michèle Mercier y Robert Hossein, que contaban la historia de una noble casada con un rico conde, compuesta por Angélica, marquesa de los ángeles (1964), Maravillosa Angélica (1965), Angélique y el Rey (1966), Indomable Angélique (1967) y Angélique y el Sultán (1968). También hubo varias películas francesas de capa y espada realizadas en coproducción con Italia o España, como Los 3 mosqueteros (1961), La venganza de Milady (1961) o La máscara de hierro (1962), y la película italiana D'artagnan contra los tres mosqueteros (1963) se realizó en una línea similar. Y en España se hizo una nueva coproducción, La máscara de Scaramouche (1963). También fueron populares las películas francesas de aventuras y comedia con Jean-Paul Belmondo, como El hombre de Río (1964) y Las tribulaciones de un chino en China (1965).

El vol del Fènix (1965)

El vol del Fènix - Peter Finch, James Stewart

 

Tiburón y otras películas de aventuras de la década de 1970

A finales de los años 60 y 70, una nueva generación de cineastas entró en el mundo del cine estadounidense y dio lugar a la era del Nuevo Hollywood, durante la cual no se dio mucho espacio al cine de aventuras clásico y se prefirieron otros géneros y películas con más ambiciones artísticas. Sin embargo, una de las películas más taquilleras de la década de 1970 fue Tiburón (1975), de Steven Spielberg, cuya trama giraba, en primer lugar, en torno a un gigantesco tiburón devorador de hombres que amenazaba a los residentes y visitantes de una localidad turística de playas y, en segundo lugar, en torno a un grupo de atrevidos contratados para eliminarlo. Este thriller de aventuras, aclamado por la crítica, que convirtió una trama de caza de bestias de serie B en una obra maestra, ganó tres Óscars e inició la era de los éxitos de taquilla veraniegos con su estreno a finales de junio. A la historia del cine también entró la coproducción Los tres mosqueteros: Los diamantes de la reina (1973), dirigida por Richard Lester, considerada por muchos la mejor adaptación de la novela clásica de Dumas, seguida poco después por la secuela Los cuatro mosqueteros (La venganza de Milady) (1974). La película italo-francesa El Zorro (1975), protagonizada por Alain Delon, también se inspiró en la tradición de las películas de capa y espada.

La película alemana Aquirre, la cólera de Dios (1972), de Werner Herzog, que narraba la historia de una expedición en la selva sudamericana dirigida por un conquistador obsesionado con encontrar la mítica ciudad dorada de El Dorado, dio la impresión de una obra visionaria. El director John Guillermin rodó una nueva versión del legendario King Kong (1976). El actor Sean Connery brilló en las películas de aventuras El hombre que pudo reinar (1975), El viento y el león (1975) y Robin y Marian (1976). Varias películas trataron el tema de la supervivencia en la naturaleza, como El hombre de una tierra salvaje, con Richard Harris (1971), Las aventuras de Jeremiah Johnson, con Robert Redford (1972), y el thriller de aventuras Defensa (1972), cuyos protagonistas entran en conflicto con unos rudos montañeses mientras bajan un río salvaje. Y, para variar, las películas La isla del tesoro, con Orson Welles (1972) y El corsario escarlata (1976) eran sobre piratas. Las leyendas del Rey Arturo sirvieron de inspiración para la película franco-italiana Lancelot du Lac (1974) y fueron parodiadas en la comedia británica Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (1975). El director y animador Ralph Bakshi creó varias películas de fantasía y aventura para adultos, como Hechiceros de la guerra (1977), El señor de los anillos (1978) y la posterior Tygra, hielo y fuego (1983).

Tiburón (1975)

Tiburón - Robert Shaw, Roy Scheider, Richard Dreyfuss

 

Indiana Jones y otras películas de aventuras de la década de 1980

Excalibur (1981), de John Boorman, contribuyó al tema de las leyendas artúricas; y ese mismo año fue rodada por Desmond Davis Furia de Titanes (1981), inspirada en los mitos antiguos, y un año más tarde, John Milius rodó la película Conan, el bárbaro (1982), que se inspiró en una serie de relatos fantásticos. Estas tres películas se consideran las piedras angulares del cine de aventuras fantástico moderno, que inspiraron a muchos otros cineastas y fueron seguidas por muchas películas posteriores relacionadas con el género. Siguiendo los pasos de Conan, el bárbaro, llegó la secuela Conan, el destructor (1984), y El guerrero rojo (1985); la película Los inmortales (1986), de Russell Mulcahy, sobre unos guerreros elegidos sin edad, que iban ajustando cuentas a lo largo de varios siglos, llegó a considerarse una obra de culto; y las siguientes películas de aventuras de cuentos de hadas también tuvieron éxito: Lady halcón de Richard Donner (1985), La princesa prometida de Rob Reiner (1987) y Willow de Ron Howard (1988). El género de las películas de aventuras fantásticas se desarrolló con Legend (1985), de Ridley Scott, Dentro del laberinto (1986), de Jim Henson, Los héroes del tiempo (1981) y Las aventuras del barón Munchausen (1988), de Terry Gilliam, y La historia interminable (1984), de Wolfgang Petersen.

Una contribución igualmente fundamental al género de las películas de aventuras fue En busca del arca perdida (1981), de Steven Spielberg, que tuvo un gran éxito y ganó cuatro premios Óscar, y que dio a conocer al mundo el personaje de un intrépido arqueólogo y aventurero con látigo interpretado por el actor Harrison Ford. La historia, en la que el protagonista luchaba contra los nazis y buscaba la mítica Arca de la Alianza, y que servía de homenaje a las películas de aventuras y series de los años 30, fue seguida por varias secuelas. En Indiana Jones y el templo maldito (1984), la trama giraba en torno a las piedras sagradas y los seguidores de un peligroso culto religioso, mientras que la tercera película, Indiana Jones y la última cruzada (1989), era sobre la búsqueda del mismísimo Santo Grial. Casi veinte años después, se estrenó la cuarta película titulada Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal (2008), pero el argumento se trasladó de los años 30 a los 50, y en comparación con las películas anteriores, se inspiró también en las obras de ciencia ficción más nuevas, sustituyendo a los nazis por los soviéticos. Al éxito de la franquicia de Indiana Jones le siguieron, entre otras, la película de aventuras, comedia y romance de Robert Zemeckis Tras el corazón verde (1984) y su secuela La joya del Nilo (1985), protagonizada por Michael Douglas y Kathleen Turner.

La película musical Los piratas de Penzance (1983), la comedia británica Los desmadrados piratas de Barba Amarilla (1983) y la francesa titulada Piratas (1986), de Roman Polanski, intentaron en vano revivir el género pirata. El tesoro pirata también apareció en la película de aventuras familiar de Richard Donner Los Goonies (1985), en la que un grupo de chicos se propuso encontrarlo en unas cuevas subterráneas. La atmósfera de una aventura de chicos también fue transmitida por Cuenta conmigo (1986), de Rob Reiner, sobre el viaje de cuatro amigos en busca de un supuesto cadáver. A tres Óscars fueron nominadas las películas Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos (1984) y El tren del infierno (1985), mientras que la película histórica británico-francesa La misión (1986), ambientada en las colonias españolas y portuguesas de América del Sur, fue la única que ganó un Óscar de sus siete nominaciones, y la coproducción En busca del fuego (1981), cuyos protagonistas eran la gente prehistórica, también obtuvo una estatuilla. Otras películas de aventuras notables de la década de 1980 fueron la comedia Cavernícola (1981), Motín a bordo (1984), sobre el famoso motín del barco, y La costa de los mosquitos (1985), en la que una familia estadounidense abandona la ciudad bajo la dirección de su obsesivo padre, que odia la civilización, y comienza una nueva y problemática vida en medio de la selva.

Indiana Jones y la última cruzada (1989)

Indiana Jones y la última cruzada - Julian Glover, Alison Doody, Denholm Elliott, John Rhys-Davies, Harrison Ford, Sean Connery

 

Parque Jurásico y otras películas de aventuras de la década de 1990

A principios de la década de 1990, Kevin Costner consiguió impulsar su debut como director en el anti-wéstern Bailando con lobos (1990), una monumental historia de aventuras sobre un soldado estadounidense que se ganó la confianza de una tribu india. La aclamada película fue un gran éxito y fue galardonada con siete premios de la Academia, incluido el de mejor película. Un año después, Costner también triunfó en el papel principal de Robin Hood: Príncipe de los ladrones (1991), que continuó la tradición de las películas de capa y espada, así como la francesa Cyrano de Bergerac (1990), protagonizada por Gérard Depardieu, y la posterior película protagonizada por Antonio Banderas, La máscara del Zorro (1998), cuya popularidad dio lugar a una secuela, La leyenda del Zorro (2005). Técnicamente revolucionaria fue la película Parque Jurásico (1993), de Steven Spielberg, cuyo argumento giraba en torno a la creación de una reserva natural con dinosaurios clonados. Esta película de aventuras de ciencia ficción combinaba de forma creíble efectos especiales por ordenador con marionetas mecánicas y en su momento se convirtió en la película más taquillera de la historia, dando lugar a dos secuelas: El mundo perdido: Jurassic Park (1997) y Jurassic Park III (Parque Jurásico III) (2001).

El primer caballero (1995) ofreció una variación de la historia artúrica, Dragonheart (Corazón de dragón) (1996) presentó el género de la fantasía de aventuras, y The Mummy (La momia) (1999), de Stephen Sommers, y sus dos secuelas revivieron la mitología egipcia. Se rodaron películas de aventuras con temática de alpinismo (K2, 1991) y películas combinadas con el género de la parodia (Las locas, locas aventuras de Robin Hood, 1993), suspense (Río salvaje, 1994), comedia del oeste (Maverick, 1994) y comedia romántica (Seis días y siete noches, 1998). Películas como Waterworld (1995) y Mensajero del futuro (1997) estaban ambientadas en escenarios postapocalípticos, mientras que ¡Viven! (1993) y El desafío (1997) eran sobre la supervivencia de varios personajes tras un accidente de avión en la montaña. También hubo varias adaptaciones de novelas de aventuras clásicas, como Los tres mosqueteros (1993), El libro de la selva: La aventura continúa (1994), Robinson Crusoe (1997) y El hombre de la máscara de hierro (1998). Otras novelas famosas sirvieron de base para las películas El señor de las moscas (1990), Colmillo blanco (1991), Tormenta blanca (1996) y la alabada El último mohicano, de Michael Mann (1992), ambientada en la época de las batallas de franceses e ingleses contra los indios durante la colonización de Norteamérica. Los últimos días del Edén con Sean Connery (1992), Los demonios de la noche (1996) con Michael Douglas y Val Kilmer, Siete años en el Tíbet con Brad Pitt (1997) y la serie cinematográfica Las aventuras del joven Indiana Jones (desde 1994), basada en la serie de televisión, también llegaron a tener bastantes fans.

Steven Spielberg se sumó al esfuerzo por revivir el género de los piratas con su película Hook (El capitán Garfio) (1991), que se adentraba en el mundo de Peter Pan, pero el gran fracaso de La isla de las cabezas cortadas (1995) de Renny Harlin enterró definitivamente ese esfuerzo. Así, la última aportación al género de los piratas fue la película familiar de los años 90 Los teleñecos en la Isla del Tesoro (1996), protagonizada por marionetas. Otras películas de aventuras familiares que merecen ser destacadas son Free Willy (1993), sobre la amistad entre una orca y el niño que intenta liberarla, De vuelta a casa. Un viaje increíble (1993), protagonizada por dos perros y un gato, Jumanji (1995), llamada así por un malévolo juego de mesa que crea obstáculos a sus jugadores en el mundo real, y la película francesa Astérix y Obélix contra César (1999), basada en el popular cómic. Otras películas que merecen ser mencionadas son Las aventuras de Huckleberry Finn (1993), Voluntad de hierro (1994), Belleza negra (Un caballo llamado Furia) (1994), Volando libre (1996), George de la jungla (1997), Pequeño gran cazador (1999) y Stuart Little (1999). No podemos olvidar las películas de animación, por ejemplo, Anastasia (1997), La espada mágica: En busca de Camelot (1998) y El gigante de hierro (1999) o las películas de Disney Patoaventuras: la película. El tesoro de la lámpara perdida (1990), Aladdin (1992), El rey león (1994), Pocahontas (1995), Hércules (1997), Mulan (1998) y Tarzán (1999).

Robin Hood: Príncipe de los ladrones (1991)

Robin Hood: Príncipe de los ladrones - Kevin Costner

 

Piratas del Caribe y otras películas de aventuras fantásticas después de 2000

El auge de la tecnología digital provocó el paulatino declive de las películas de aventuras clásicas, que fueron sustituidas por las de ciencia ficción y fantasía, así como por las de acción y superhéroes. El género cinematográfico de fantasía-aventura revivió en gran medida gracias al extraordinario éxito de la trilogía de El Señor de los Anillos de Peter Jackson (2001, 2002 y 2003), cuya tercera parte fue galardonada con once premios de la Academia y se convirtió en la primera película de fantasía en ganar el Óscar a la mejor película. Posteriormente, otras novelas de fantasía-aventura fueron adaptadas al cine como Eragon (2006), La brújula dorada (2007), Stardust (2007), John Carter (2012) y Mi amigo el gigante (2016), así como la serie de películas de Las crónicas de Narnia (2005, 2008 y 2010). Al mismo género pertenecen las películas familiares como Peter Pan: La gran aventura (2003), Un puente hacia Terabithia (2007), Las crónicas de Spiderwick (2008), City of Ember: En busca de la luz (2008) y Pan (Viaje a Nunca Jamás) (2015), así como las películas de animación Beowulf (2007), Cómo entrenar a tu dragón (2010) y Brave (Indomable) (2012). Algunas películas de aventuras basadas en mitos griegos (Troya, de 2004, Furia de Titanes, de 2010, y Hercules, de 2014) también se sumaron al género fantástico. La rentable película de fantasía y aventuras de Gore Verbinski, Piratas del Caribe: La maldición de la perla negra (2003) consiguió por fin resucitar el aparentemente muerto género de las películas de piratas, y su gran éxito dio lugar a una popular franquicia cinematográfica cuyas partes se subtitularon El cofre del hombre muerto (2006), En el fin del mundo (2007), En mareas misteriosas (2011) y La Venganza de Salazar (2017).

Desde el comienzo del nuevo milenio, varias películas de aventuras históricas también tuvieron un impacto significativo, especialmente la ganadora de cinco Óscars Gladiator (El gladiador) (2000) y El reino de los cielos (2005), ambas dirigidas por Ridley Scott, así como El último samurái (2003) de Edward Zwick y Alejandro Magno (2004) de Oliver Stone. Se rodaron nuevas adaptaciones de varias historias conocidas desde hacía mucho tiempo, como El Rey Arturo (2004) de Antoine Fuqua, King Kong (2005) de Peter Jackson, galardonada con tres Óscars, Robin Hood (2010) de Ridley Scott y La leyenda de Tarzán (2016) de David Yates, todas ellas hechas de una forma más o menos clásica, mientras que sus variaciones más recientes como Kong: La isla calavera (2017), Rey Arturo: La leyenda de Excálibur (2017) o Robin Hood (2018) trataron de adoptar un enfoque más moderno, poco convencional e innovador. El tema de un parque temático con dinosaurios se retomó en Jurassic World (2015), Disney desencadenó una nueva ola de popularidad con El libro de la selva (2016), Aladdin (2019), El rey león (2019) y Mulán (2020), que eran remakes de acción real de sus películas de aventuras animadas. Y la película de aventura, fantasía y ciencia ficción Avatar (2009), de James Cameron, fue un éxito sin precedentes, convirtiéndose en la película más taquillera de la historia durante mucho tiempo.

Piratas del Caribe: La maldición de la perla negra (2003)

Piratas del Caribe: La maldición de la perla negra - Johnny Depp, Orlando Bloom

 

El motivo de la supervivencia y otras películas de aventuras después de 2000

El éxito de la película Náufrago (2000), de Robert Zemeckis, cuyo protagonista fue interpretado por Tom Hanks como un Robinson moderno, provocó un auge de las películas con temática de supervivencia. Los personajes de The Snow Walker (Perdidos en la nieve) (2003), Tocando el vacío (2003), Hacia rutas salvajes (2007), 127 Horas (2010, seis nominaciones a los Óscar) e Infierno blanco (2011) encontraron sus vidas en peligro en condiciones inhóspitas, El renacido (2015, galardonado con tres Óscars de sus doce nominaciones), La montaña entre nosotros (2017), La jungla (2017) y Ártico (2018), así como en las películas de alpinismo Límite vertical (2000), Cara Norte (2008) y Everest (2015). También fueron frecuentes las películas sobre la supervivencia en el mar, ya sea en un barco (La vida de Pi, 2012, Cuando todo está perdido, 2013, A la deriva, 2018) o sin él (Open Water, 2003). Los protagonistas de las películas Generación robada (2002) y Camino a la libertad (2010) vivieron el deambular por diversas tierras lleno de sufrimiento, y el tema de la lucha por la supervivencia se ambientó en una cueva que se estaba inundando (El Santuario (Sanctum), 2011), en las gélidas aguas del océano Ártico (The Deep, 2012), en el espacio exterior (Gravity, 2013) o en la superficie de Marte (Marte (The Martian), 2015). Las películas sobre enfrentamientos de los protagonistas con animales, como los tiburones (El arrecife, de 2010, Infierno azul, de 2016) o los caimanes (Infierno bajo el agua, de 2019), también entraban en la misma categoría.

Destino de caballero (2001) planteó una versión poco convencional de la Edad Media, se desempolvaron Giacomo Casanova (2005), Ben-Hur (2016) y La momia (2017), y El hombre que mató a Don Quijote (2018), de Terry Gilliam, presentó una peculiar variación del caballero de Castilla. El tema de las expediciones de aventura se retomó en Kon-Tiki (2012) y Z, la ciudad perdida (2016), así como en la película familiar Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa (2012) o Dora y la ciudad perdida (2019). La aventura naval de Peter Weir, nominada a diez premios Óscar, Master & Commander: Al otro lado del mundo (2003) se remonta a las guerras napoleónicas, mientras que la trama de Capitán Phillips (2013), nominada a seis premios de la Academia, sobre un carguero emboscado por piratas somalíes, se sitúa en la actualidad. Películas de aventuras como Lara Croft: Tomb Raider (2001), Prince of Persia: Las arenas del tiempo (2010), Assassin's Creed (2016) y Tomb Raider (2018) se basaron en populares juegos de ordenador, y Jumanji. Bienvenidos a la jungla (2017) se inspiró en el entorno de los videojuegos.

También se realizaron adaptaciones de novelas clásicas de aventuras, como La vuelta al mundo en 80 días (2004), Viaje al centro de la Tierra (2008), En el corazón del mar (2015) y La llamada de lo salvaje (2020), así como películas de capa y espada, por ejemplo, La venganza del conde de Montecristo (2002), de estilo tradicional, y Los tres mosqueteros (2011), del estilo steampunk. Sin embargo, también deben ser mencionadas otras películas de aventuras, por ejemplo, La playa (2000), Sky Captain y el mundo del mañana (2004), La búsqueda (2004), Diamante de sangre (2006), Apocalypto (2006) y El llanero solitario (2013). Y las películas de aventuras familiares (como Belle y Sebastián, de 2013, o Heidi y Hermanos del viento, de 2015) y de animación: Dinosaurio (2000), Ice Age: La edad de hielo (2002), El planeta del tesoro (2002), Buscando a Nemo (2003), Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio (2011), ¡Piratas! (2012), Los Croods (2013), El techo del mundo (2015), Kubo y las dos cuerdas mágicas (2016), Vaiana (2016) o Los Croods: Una nueva era (2020).

Náufrago (2000)

Náufrago - Tom Hanks

 

Series de televisión de aventuras

En la década de 1950, Gran Bretaña, en particular, ya era muy prolífica en la producción de series de aventuras para la televisión, siendo su serie Robin Hood (1955-1960) la que se convirtió en un éxito en Estados Unidos. En el Reino Unido se produjeron al mismo tiempo las series The Adventures of Sir Lancelot (1956-1957) y The Count of Monte Cristo (1956), las series de piratas The Buccaneers (1956-1957) y Guillermo Tell (1958-1959), mientras que en Estados Unidos destacan las series El Zorro (1957-1959) o Aventuras en el paraíso (1959-1962) y la serie familiar Lassie (1954-1974). En la década de 1960, series de aventuras familiares como Flipper (1964-1967) o la serie francesa Belle and Sebastian (1965-1970) se incluyeron en la categoría de series de aventuras familiares, pero por lo demás las historias de aventuras tendieron a retroceder en favor de otros géneros. En las décadas de 1970 y 1980, el género de aventuras se enriqueció con las miniseries Two Year’s Vacation (1974), El conde de Montecristo (1979) y La isla de coral (1983) y las series Robin de Sherwood (1984-1986) y Guillermo Tell (1987-1989). Al género de aventuras de esta época también pertenecen las series de animación Lupin (1971-1972), La vuelta al mundo de Willy Fog (1981), Patoaventuras (1987-1990) y Chip y Chop: Guardianes rescatadores (1989-1990).

El desarrollo de la tecnología digital en la década de 1990 llevó a la creación de varias series de aventuras fantásticas inspiradas en las historias de guerreros legendarios y héroes mitológicos, siendo las más famosas las series Hércules: Sus viajes legendarios (1995-1999) y Xena: La princesa guerrera (1995-2001), pero la canadiense Las aventuras de Sinbad (1996-1998) también llegó a tener muchos fans. El tema de los combates de espada se intentó retomar en la serie Las nuevas aventuras del Zorro (1990-1993) y las miniseries El conde de Montecristo (1998) y La pimpinela escarlata (1999), mientras que Las aventuras del joven Indiana Jones (1992-1993) aprovecharon la popularidad de la franquicia de aventuras, y la serie Sharpe (1993-2008), sobre un soldado británico durante las guerras napoleónicas, también tuvo éxito. A las series de aventuras animadas se sumaron Aventureros del aire (1990-1991) y Las aventuras de Tintín (1991-1992). En el nuevo milenio se convirtió en un fenómeno la serie Perdidos (2004-2010), sobre la vida aventurera de personas que acabaron como náufragos en una misteriosa isla tras un accidente de avión. Las series de fantasía-aventura Juego de Tronos (2011-2019) y The Witcher (desde 2019) también fueron hitos significativos en este género. Otras series de éxito fueron la artúrica Merlín (2008-2012), la pirata Black Sails (2014-2017), las históricas Spartacus (2010-2013), Marco Polo (2014-2016) y Vikingos (2013-2020), la serie de cómic Arrow (2012-2020), la miniserie Klondike (2014) y las series de animación Dragones (2012-2014) y Patoaventuras (desde 2017).

Filmmaniak